Encuesta de clima laboral elevó rentabilidad de concesionaria

El gerente de Motcor, Fernando Scarmagnan, contó el proceso que experimentó la empresa y las acciones que adoptaron después de contar con los resultado.

La encuesta de clima laboral es una herramienta de diagnóstico que permite develar cómo se siente el personal trabajando en la empresa y permite, a las organizaciones que la utilizan, detectar focos de conflictos internos y necesidades laborales, insumos necesarios para generar mejoras. Especialistas en recursos humanos señalan que una empresa con buen ambiente puede generar entre 20% y 30% más de ganancias.

Una de las firmas cordobesas que decidió implementarla fue la concesionaria de autos Motcor, que frente a los resultados que mostró la encuesta global entre sus empleados -hoy tiene 270, 60% vendedores y 40% comerciales-, diseñó acciones concretas para mejorar su clima interno. Fernando Scarmagnan, gerente general de la compañía, describió a Comercio y Justicia todo el proceso que experimentaron tras la decisión de aplicar la encuesta.
“No la hicimos porque esté de moda. Somos una empresa muy agresiva y esa agresividad estaba un poco exacerbada en los comportamientos y generaba muchas luchas internas, que no hacían bien a la compañía. Entonces, lo que buscamos fue un punto de partida para ver qué es lo que pasaba en Motcor y qué sentía la gente de la empresa, con el compromiso posterior de que lo que resultara de la encuesta, primero, lo tendríamos que creer, y, segundo, tendríamos que responder con hechos”, señaló.

Entre los componentes más importantes del éxito de una encuesta de este tipo se destacan la garantía de anonimato y el plan de comunicación de los resultados. En este sentido, recordó que en un principio, “la gente no creía mucho en la encuesta, decían que era ‘franela’; es decir se hace un mimo pero para luego no hacer nada. Sin embargo, de todas maneras todos respondieron y los resultados se expusieron a toda la compañía”.
Este proceso fue acompañado por la consultora Talentos en Acción, que dirige Magdalena Scarpatti, quien explicó que fue arduo el trabajo de “romper el hielo” con talleres de concientización previa porque no había mucha confianza en que se respetaría su privacidad. Armaron grupos reducidos a los que se explicaba durante una hora lo que iba a suceder y el sentido de la iniciativa. “La modalidad sirvió para explicar que no era una encuesta ‘franela’ sino una herramienta de comunicación y de hecho fue altísimo el nivel de respuestas de los trabajadores dando sus apreciaciones y percepciones”, recordó.

Lo que mostró la encuesta
Según relató el gerente, en la encuesta “saltó una demanda por falta de reconocimiento, una demanda que la tiene todo el mundo”. Además, los empleados pedían más espacios de formación. “Después de la encuesta de clima fue un año muy duro de gestión y la empresa mostró automáticamente una respuesta”, destacó el gerente, quien recordó que la primera acción fue la de transformar un espacio en Sala de Capacitación.
“Hicimos varias acciones sobre reconocimiento. Lo primero que hicimos fue un sistema de evaluación de desempeño semestral y empezamos a reconocer empleados trimestralmente a partir de la votación de cada área. También incorporamos el ‘almuerzo de aniversario de antigüedad en la empresa’ para reconocer la trayectoria y conocernos internamente porque hay muchos que no se conocen entre sí; yo participo y el dueño cuando puede. Y al que no faltó nunca le di una carta y le regalé dos días antes de Navidad”, enumera Scarmagnan, quien destaca que “no todo es el dinero y menos con los jóvenes de la denominada generación Y”.

Motcor también diseñó luego un plan de capacitación para casi todas las áreas. Uno específico, de cuatro meses, para vendedores; y un coaching para mandos medios y gerentes. Asimismo, empezaron a contar “mucho más” lo que pasa en la empresa a sus empleados en reuniones cuatrimestrales.
Tras el proceso de la encuesta de clima, la concesionaria clarificó casi todos sus procesos internos de modos de trabajar por medio de políticas que comunicaron vía circulares. También confeccionaron un manual de puestos y fijaron los rangos salariales. Sin dudas, el clima emocional repercutió en la rentabilidad. “Fue un buen año, fue un año récord en rentabilidad. Aparecimos en el top tres de los indicadores de venta y en posventa”, dijo orgulloso.

“Antes no se respiraba, era un ámbito de competencia y conflicto permanente y de luchas entre áreas. Hoy se ha revertido eso, hay armonía y, en general, se contagia buena onda. No me gusta la lucha interna, considero que cuando se está peleando entre áreas es una pérdida de tiempo, no agrega valor y es una pérdida de plata. Hoy hay algo que no se negocia, nosotros queremos dos cosas: armonía interna y calidad con el cliente y no es teoría, después de eso vinieron sólo los resultados”, celebró.

Recomendación
De empresario a empresario

“La herramienta de hacer una encuesta de clima global, por los resultados que trae, es muy barata y la puede hacer cualquier empresa. La cuestión está en concientizarse desde el dueño, los mandos medios y mandos altos, de que lo que se va a escuchar hay que creerlo y de que se va a hacer algo en consecuencia. Es un cambio de filosofía, de querer escuchar y actuar en consecuencia; si no se va a actuar en consecuencia, mejor no hacer nada”, reflexionó Scarmagnan.
Para el gerente de Motcor, hay que involucrar a todos los colaboradores, que es lo que hace la diferencia en una organización. “Hoy el auto es una commodity , todos son más o menos lo mismo, la diferencia está en el servicio y el servicio lo hace la gente”, concluyó.

Artículos destacados