«En lugar de venderle a China, sólo dejamos que nos compre»

Desde hace varios años las exportaciones nacionales están muy concentradas en dos destinos: Brasil y China, que actualmente integran el grupo BRIC –junto a India y Rusia-, los países que más rápido y con más fuerza salieron de la última crisis internacional y que, por ende, encabezan el repunte global. En ese marco, el economista Jorge Vasconcelos, del Instituto de Estudios de la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea, considera que Argentina debería aprovechar mejor el lugar de locomotora mundial que tienen estas naciones y no confiar solamente en el “derrame” que su crecimiento generará en las exportaciones locales. Según el analista, se precisa “una política más proactiva por parte de Argentina, para tratar de aprovechar mucho mejor su conexión con esos emergentes”.

Si se analizan los datos hasta el primer mes de 2010, éstos confirman la apreciación de Vasconcelos. Entre 2001 y 2009 las ventas de Argentina a China pasaron de 1.200 a 4.000 millones de dólares, un aumento mucho menor que el logrado por Brasil, cuyas exportaciones al país asiático crecieron en el mismo período de 1.900 a 20.200 millones. Es decir que, mientras Brasil multiplicó 10,6 veces sus ventas, Argentina lo hizo sólo 3,3 veces.

De acuerdo con el análisis de Vasconcelos, difundido en la revista “Novedades Económicas” del Ieral, “nuestro país acompañó la tendencia compradora del país asiático y, por ende, ha mantenido un market share de entre 0,4 y 0,5%. Por el contrario, Brasil ganó significativa participación y hoy captura 2% del total de importaciones chinas, cuando a principios de la década obtenía 0,78%. Si la Argentina hubiera expandido su market share de forma proporcional a lo logrado por Brasil, nuestras exportaciones a China deberían aproximarse a los 11.000 millones de dólares al año, en lugar de los 4.000 millones de 2009”, calculó el economista.

Un futuro más proactivo
Durante el primer mes de este año los datos no fueron mejores. Si bien las exportaciones argentinas aumentaron de manera interanual 19%, las ventas al país asiático cayeron 18% el mes pasado (de 351 millones de dólares en 2009 a 288 millones en 2010). Según el análisis del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), dos de los productos que más redujeron sus colocaciones fueron los porotos y el aceite de soja, mercancías importantes en la oferta externa nacional, destinadas en buena medida al mercado chino.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Las exportaciones locales a China se redujeron en enero en casi todos los rubros. La caída más pronunciada se dio en los productos primarios, en los cuales se produjo un derrumbe interanual de 81%, explicado por las escasas ventas de porotos de soja en virtud de la mala campaña 2008/2009. También las ventas de manufacturas de origen industrial disminuyeron 25% -aunque éste no es un rubro fuerte en la relación con el país asiático-. Por último, el sector de los productos elaborados de origen agropecuario fue el único que mostró una leve suba, de 9%, a pesar de la caída en las ventas de aceites.

Frente a este panorama, Vasconcelos propone “una política más proactiva” por parte de Argentina para profundizar las colocaciones de productos en los BRIC en general y en China en particular y no descansar tan sólo en el “derrame” que generará el crecimiento de esos países durante los próximos años. “No basta con estar confiados en que la locomotora BRIC habrá de remolcarnos. Algunos motor

Artículos destacados