«El co-working impulsa la creación de nuevos emprendimientos»

“El entrepreneurship (emprendedorismo) en la Argentina ha comenzado a enriquecerse durante los últimos años por diversos motivos: mayor participación del Estado y el Gobierno con incipientes programas de apoyo al emprendedorismo, lanzamiento de múltiples competencias de planes de negocios y cátedras de entrepreneurship en las universidades de negocios (aunque aún falta mucho por hacer), aparición de numerosos eventos de networking, tales como Palermo Valley, Starme Up, Mobile Monday, etc., y la creación y apoyo de ONG con foco destinado al emprendedorismo: Endeavor, BID Network y Ashiwea, entre otras”, explicó a Comercio y Justicia Damián Voltes, CEO de Patagonia Ventures, blogger y emprendedor vinculado con instituciones como Endevor y Red Innova.

Pero los cambios más importantes, según el especialista, han sido los precedentes de casos exitosos de emprendedores que han creado sus empresas y las vendieron (o no) a grupos multinacionales. “Estos emprendedores, hoy por hoy, gracias al advenimiento de las redes sociales y blogs, comparten sus experiencias con la nueva camada de emprendedores que están lanzando y empujando sus start ups. De esta manera, cumplen un doble rol: primero, como fuente inspiradora y de transmisión de experiencias, y segundo como ‘Midas’ que hoy apoyan con inversión en dinero y especies (contactos, know-how) a los nuevos emprendedores”, aseguró Voltes.

– ¿De qué se trata el co-working? ¿Impulsa esto la creación de nuevos emprendimientos?
– El co-working es una nueva tendencia de trabajo que, sin duda, impulsa la creación de nuevos emprendimientos. De hecho, es ideal para startups y para profesionales independientes que, en lugar de trabajar en un relativo aislamiento, pueden aprovechar la sinergia de trabajar con otros talentos que permitan enriquecerse. Lo más importante es que en el ambiente de trabajo se puedan compartir valores y conocimientos, de forma tal de generar ese efecto sinergia. Las incubadoras, las oficinas temporales y, por qué no, los nuevos cafés permiten lograrlo.

– ¿En qué medida influyen los “inversores ángeles” en la formación de los negocios?
– Los “inversores ángeles” -que hoy en la Argentina son escasos- pueden ayudar mucho a los emprendedores, no sólo a comenzar su empresa al aportar el dinero semilla, sino también para superar el famoso "valle de la muerte", que es la etapa de las compañías cuando las empresas generan menos ingresos que lo que gastan.
Los “inversores ángeles” aportan así lo que se llama el smart money; es decir, no sólo dinero sino también experiencias, contactos y conocimiento de una industria específica. Un buen “inversor ángel” es aquel que está del lado de los emprendedores y no de los inversores.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

– ¿Cuáles son los principales problemas que afronta una persona al momento de emprender?
– Muchísimos. Voy a mencionar sólo tres, que son los más frecuentes. Primero: convertir su idea en una realidad. Es decir, ejecutarla. Muchos emprendedores piensan que la idea es lo que vale y en realidad lo más importante es la ejecución. Segundo: el time to market. Muchos piensan que ser el primero es lo mejor. Y en realidad ‘lo que hay que ser’ es estar ni muy temprano ni muy tarde en el mercado. En el viejo Oeste, los pioneros eran los que morían a flechazos. El buey lerdo siempre toma agua turbia. Si uno es primero en un mercado, tiene que gastar mucho dinero para educarlo y los start ups tienen recursos limitados; no es conveniente. Tercero: el foco. Es muy frecuente que los emprendedor

Artículos destacados