«El comercio con la UE debería ser menos tranquilo»

Invitado por el Instituto de Economía y Finanzas de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC a disertar sobre las características de los flujos comerciales entre el Mercosur y la Unión Europea, Alejandro Jacobo, doctor en Economía y docente de la Casa habló con Comercio y Justicia y brindó sus opiniones al respecto.

-¿Cómo son los flujos comerciales entre la UE y el Mercosur?
-Muy tranquilos, lamentablemente. Las exportaciones del Mercosur reaccionan de manera muy moderada a los precios relativos entre ambos bloques, mientras que la reacción de las exportaciones con respecto de los precios de los competidores es importante y, en consecuencia, hay que estar muy atentos. Además, la renta de la UE afecta negativamente nuestras exportaciones, porque cuando el ingreso de los europeos aumenta, éste parece destinarse a bienes que el Mercosur no produce. Por suerte, el efecto absorción parece estar ausente, lo que significa que el desarrollo económico de la región sudamericana no trae consigo un incremento en la demanda interna que limite la cantidad destinada al exterior. Como resumen, diría que la UE no es aún un destino atractivo para las exportaciones del Mercosur.

-El balance comercial, ¿es deficitario o favorable al Mercosur?

-No tengo el dato correctamente elaborado, pero puedo dar una pista. Para el caso de Argentina, durante este año, las exportaciones se redujeron hacia los principales destinos de exportación (excepto probablemente los países asiáticos), mientras que las importaciones, por su parte, cayeron desde todos lados. No hubo grandes cambios en la estructura de comercio y de la orientación geográfica y los socios que explicaron más de la mitad de la merma del comercio exterior argentino fueron Brasil, curiosamente la UE con quien debemos incrementar el comercio, China y Estados Unidos. En exportaciones solamente, la variación negativa en productos primarios fue explicada fundamentalmente por la caída de los valores comerciados con China, UE y Brasil; mientras que el descenso de las manufacturas agropecuarias fue explicado por menores ventas externas a la UE, Brasil, Egipto y Venezuela. No sé si termina deficitario o no, pero voy sugiriendo el rumbo de nuestro comercio con la UE. Se podrá decir que Argentina es una parte del Mercosur. Pues bien, yo acabo de comentar lo que pasa justamente con una parte del Mercosur que para mí es importante porque se trata de mi país.

-¿En qué sectores o actividades podría favorecerse más el intercambio y con qué herramientas?
-Las herramientas para lograrlo son variadas, pero se debe apuntar al comercio libre, procurando que exista reciprocidad en todo momento. Una herramienta que se me ocurre es lo que algunos denominan “integración productiva”, y consiste en que, mediante la constitución de cadenas de valor regionales, se favorezca la generación y/o el fortalecimiento de ventajas competitivas mediante la denominada complementación productiva y la especialización de los sectores de la producción en cada uno de los países. A su turno, ese “entramado” coadyuva a la integración. Desde este punto, son muchos los sectores o actividades que podrían andar muy bien.

-¿Cuál es la estimación de la demanda europea de productos fabricados en el Mercosur?

-Es difícil saberlo, ya que un mayor ingreso (producto bruto interno) europeo no se traduce en una mayor demanda de productos del Mercosur.

-Cristina Fernández, también presidenta pro tempore del Mercosur, adelantó al asumir que buscará favorecer el intercambio entre am

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Artículos destacados