El 8,4% de los niños cordobeses trabajan

En Córdoba el 8,4 por ciento de los niños de 5 a 13 años trabajan, al igual que el 29,7 por ciento de los adolescentes de 14 a 17 años. En ambos casos, con una alta incidencia entre los varones por sobre la población femenina. Así lo reveló la Segunda Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Asolescentes (Eana), realizada en la provincia a fines del 2006 -últimos datos medidos- y que fuera presentada ayer en la Legislatura provincial. Ese porcentaje es alto con relación al registrado por la Eanna?2004.
El sondeo, realizado en forma conjunta entre el Ministerio de Trabajo de la Nación, Indec, OIT, Unicef y PNUD, contó con el análisis de un equipo técnico del Observatorio de Trabajo Infantil y Adolescente de la cartera laboral bajo la coordinación de María Ester Rosas, quien detalló a Comercio y Justicia los puntos sobresalientes de los resultados en Córdoba.

– ¿Qué tipo de actividades son las que realizan estos niños?
– La actividad doméstica, que es aquella tarea al interior del hogar -y que compite con el estudio, con el esparcimiento y descanso de los niños-, es más alta para las niñas y adolescentes mujeres que para los varones (les insume más de 10 horas semanales).
Un rasgo particular a mencionar es la incidencia importante de las tareas de cuidado de otros niños -tipo babysitter- y por eso reciben una paga o la actividad de “mandaderos”, también en la primera infancia, que son los chicos que hacen mandados para adultos o comercios por dinero. Lo que da relativamente más bajo en la provincia de Córdoba es la producción para el autoconsumo, que es un trabajo de producción de huertas, bienes primarios o autoconstrucción de la vivienda. Entendemos que la economía agraria cordobesa no tiene una incidencia importante la autosubsistencia como lo tuvo en la región del NOA?o?NEA en la encuesta anterior (realizada en 2004). En el caso de los adolescentes, hay una incidencia mayor en aquellos que trabajan en la construcción.

– También cruzaron los datos con el rendimiento escolar. ¿Qué analizaron allí?
– Hay una relación clara y perniciosa entre trabajo infantil y adolescente y rendimiento escolar. Los niños y adolescentes que trabajan son mucho más repetidores de año que los que no trabajan (el 15% de los niños trabajadores repitieron de grado o año, el 12% declara inasistencias frecuentes a la escuela y el 16% llega tarde a la escuela de forma reiterada).

– ¿Cuáles han sido las diferencias que manifiesta nuestra provincia respecto de otras?
– Una de las cuestiones es que hubo una menor incidencia de niños cartoneros, mientras que ello en el Gran Buenos Aires fue muy importante. La venta en la vía pública fue más importante en Buenos Aires.

El informe presentado ayer también develó que los niños cordobeses trabajan en promedio cerca de 6 horas semanales y casi la quinta parte trabaja 10 o más horas semanales. Una fracción relativamente pequeña trabaja de noche. Las dos terceras partes de los niños que trabajan perciben dinero por su labor, con un promedio de ingreso mensual de $ 27 (en 2006).
A modo de alternativa para disminuir el trabajo infantil, Rosas señaló la experiencia brasileña que, para promover el estudio y desalentar la mano de obra de niños, implementó un programa de

Artículos destacados