Efectuar encuestas de clima emocional reporta beneficios

Las organizaciones que utilizan esta herramienta detectan focos de conflictos internos y necesidades laborales, insumos para inyectar mejoras. Señalan que una firma con buen ambiente tiene hasta 30% más de ganancias.

Si los empleados de una empresa se sienten contenidos, respetados, con reglas claras, con líderes motivadores, entusiasmados por la posibilidad de desarrollo, será lógico que atiendan bien a sus clientes, que cuiden los recursos de la empresa, que aporten sus ideas y, por ende, generen más ganancias para la empresa.

En cifras, según confirma la contadora y directora de la consultora Talentos en Acción, Magdalena Scarpatti, apoyada en estudios de relación entre resultados cuantitativos y de clima dentro de la organización “una empresa con buen clima emocional tiene entre 20 y 30 por ciento más de ganancia”.

Una herramienta que permite develar cómo se siente el personal trabajando en la empresa es la encuesta de clima emocional. La información que muestra logra detectar focos de conflictos internos, identificar necesidades que el personal tiene sobre temas del trabajo, lo que en conjunto será el punto de partida para planes de acción de mejoras a implementar.

Según Scarpatti, las variables más representativas del clima son las de formación, capacitación, comunicación, sentido de pertenencia, relaciones con compañeros, relaciones con superiores, seguridad y -por supuesto- motivación y satisfacción.

“Lo importante es qué se hace luego de la toma de datos, lo que nosotros llamamos las acciones posteriores a la encuesta. Es definitivamente motivante para el empleado observar que sus comentarios son tenidos en cuenta. Por ejemplo, en una empresa comercial de reconocida trayectoria en Córdoba, siete días después de tomada la encuesta la sala de reunión se convirtió en la sala de capacitación. Es así que las palabras mueven, pero nada como los hechos. Aquí los empleados pudieron relevar que la empresa realmente estaba accionando”, graficó.

Inversión y transformación
A veces en las organizaciones los directivos quieren mejorar la rentabilidad y para ello realizan inversiones en formación, en las condiciones de seguridad, por ejemplo, y el resultado no se logra, la inversión no da frutos y el dinero utilizado se convierte en un gasto.

“Para que sea una inversión tiene que lograr los resultados esperados y la información es central: qué es lo que se necesita para mejorar el clima y así la rentabilidad. A veces no es una significativa inversión, como en el caso de una empresa de servicios, en la cual los empleados sólo querían tener condiciones ‘cómodas’ a la hora del almuerzo. Así ese tiempo se transformó en un recreo y potenció el relacionamiento. Sólo significó unos pocos billetes y se transformó en una potente acción de satisfacción”, ejemplificó Scarpatti.

Finalmente, resaltó que hoy la realidad del éxito en el desempeño laboral está dado por lo emocional, por las habilidades de la conducta materializados en el hacer. “De nada me sirve ser una excelente contadora y tener un buen análisis de los resultados contables si no los puedo transmitir. Esto es lo que las empresas buscan, ya no títulos y medallas sino perfiles que se adapten a las necesidades y apliquen en la empresa sus talentos. Por eso, tener un clima emocional positivo y resonante es poseer una competencia estratégica trascendental”.

Artículos destacados