Editoriales cooperativas están en marcha hacia un mercado gráfico diferente

Editoriales pymes y de diferentes espacios de la economía social se juntaron hace un año para acordar una visión común y discutir los caminos para realizarla. Acaban de concretar un encuentro en Pueblo Cooperativo, en Tecnópolis. Ahora intentarán integrar negocios.

Hace ya más de un año, unas 500 publicaciones, más 40 talleres gráficos y una vasta red de editoriales de todo el país, fundaron en el movimiento cooperativo nacional el espacio denominado Argentina Gráfica, una mesa especializada de la Red Coomunicar, la plataforma de comunicación de todo el sector de la economía social en Argentina.
Entre los proyectos de trabajo transversales a la mesa Argentina Gráfica estaba el de avanzar sobre el mercado del libro con estrategias comunes.

En Argentina circulan cerca de 100 millones de ejemplares al año (la mitad son libros comerciales) y cada año la venta de ejemplares alcanza entre tres mil millones y los cuatro mil millones de pesos. En la actualidad se importa, principalmente de España, Colombia, China, Uruguay, 78 por ciento en volumen y el 67 por ciento en valores de lo que se comercializa en Argentina, sumando tanto títulos extranjeros como servicios extranjeros de impresión de títulos nacionales, según cifras oficiales.

“Argentina Gráfica busca ser un actor de peso en el esquema de sustitución de importaciones de libros”, sostuvieron en aquel momento desde la Red Gráfica, una de las organizaciones fundadoras de Argentina Gráfica.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

La lógica era (y es) irrefutable: la integración de los actores cooperativos y pymes del sector gráfico permite “atacar” temas como la incorporación tecnológica, la logística, la reconversión parcial de la industria al libro electrónico, la distribución, la comercialización y los costos de insumos.

En el país hay sólo tres proveedores de papel, el principal insumo que representa 47% del costo de producción industrial. Otras de las líneas de trabajo definidas son la capacitación y el monitoreo de mercados, la producción de suplementos e inserts comunes para abastecer a lectores de periódicos, etcétera.

Gente que se hace cargo
En esa línea se avanzó y mucho. Y ese avance pudo verse por primera vez hace dos semanas. El escenario fue Tecnópolis y el lema convocante fue “Gente que se hace cargo”.

Más de veinte expositores distribuidos entre editoriales independientes, emprendimientos gráficos autogestionados, cooperativas de diseño y encuadernación se presentaron en el Auditorio de la Economía Social durante el último fin de semana de septiembre en Pueblo Cooperativo, el espacio del movimiento solidario nacional en la feria de ciencia y tecnología que está en Villa Martelli, provincia de Buenos Aires. El encuentro incluyó también, charlas, talleres, presentaciones e incluso, bandas de rock.

Se trata de “integrar a través de los libros”, agregó Luz Sardella, encargada de relaciones institucionales de la editorial Acercándonos, que representa una alternativa a la maquinaria de los best sellers, entendiendo a la lectura como “elemento social, de inclusión, de contenido perdurable”.

Desde ejemplares del periódico cubano Granma Internacional hasta La razón de mi vida, de Eva Perón, pasando por distintos autores clásicos como Eduardo Galeano, Aldous Huxley, Ana Frank, Hermann Hesse, Marx y Roberto Arlt, las opciones fueron tan variadas como en cualquier otra feria de libros, con la diferencia de que ésta tiene mejores precios y, en su proceso, se asocia un sinnúmero de personas que, de otra forma, no podrían desarrollarse ni competir contra las grandes corporaciones editoriales.

“Llevarse un libro de una editorial independiente implica varias cosas como saber que el editor es el que generó el texto, el que lo editó, el que lo corrigió, el que se aseguró de que estuviera impreso, el que tiene la relación con el autor y con la distribuidora. Pero también es trabajo genuino por fuera de las grandes editoriales que manejan el mercado, no tanto pensando en los contenidos sino en generar una demanda que está vinculada a otra cosa.

Nosotros entendemos lo que queremos decir porque leímos cada uno de libros que comercializamos, eso es hacerse cargo”, concluyó Ruben Matos, presidente de la cooperativa Factorial Consultora.

Algunas de las editoriales que participaron del encuentro fueron: Acercándonos, Mil Botellas, Siglo XXI, Cuadernos Marxistas, Editorial del CCC, Editorial El Folleto, Editora de Mujeres, Editorial Biblos, Edicol, CICCUS, Editorial Tren en Movimiento, WGT Ediciones, Final Abierto, Punto de Encuentro, Fabro Ediciones, La Bisagra, Balletin Dance, así como las editoriales cubanas Editora Política, Editorial Arte y Literatura, Editorial Ciencias Sociales, Diálogo, Editorial Científico Técnica, Editorial José Martí, Editorial Oriente y Letras Cubanas.

Artículos destacados