Dos diseños locales entre los ganadores de la Manzana del Banco de Córdoba

Con la definición de cuatro ganadores del primer premio en el concurso público de ideas para la Manzana del Banco de Córdoba, ya arrancó la segunda etapa del llamado internacional de anteproyectos y propuesta económica para revitalizar ese sector céntrico, cuya presentación de ofertas vence el 10 de marzo.
Según adujo el jurado integrado por representantes del municipio, la Provincia, el Colegio de Arquitectos y del propio Banco, “fue muy difícil” elegir un solo ganador entre los 57 proyectos presentados, por lo que cuatro ideas se llevaron el primer premio por unanimidad y sin distinciones, obteniendo cada una de ellas 50 mil pesos.
Aunque los diseños galardonados no son vinculantes para el proyecto final, servirán de base para quien vaya a invertir, ya que respetan los lineamientos y normativas fijadas en la base del concurso que apunta a la renovación urbanística con conservación de la sede histórica del Banco y otros cuatro edificios. Además, exigía la construcción de una nueva sede, oficinas comerciales, un mirador urbano, inclusión de actividad comercial, recreativa, hotelera y estacionamientos, entre otras cosas.
De las ideas premiadas, dos son de arquitectos cordobeses y las restantes, de profesionales de Buenos Aires. Cabe destacar la preeminencia de jóvenes en la composición de los equipos. A continuación, una síntesis de los fundamentos del jurado para definir la elección:
n Idea de Ana Inés Mendoza, Germán Margherit y Guillermo Mendoza (del Estudio Mzarch de Córdoba): la propuesta parte de conformar un zócalo completando la línea de fachadas sobre las calles San Jerónimo y Entre Ríos, y plantea dos torres de planta triangular. Conecta los distintos elementos a partir de un paseo peatonal configurado con locales comerciales que suturan con las fachadas interiores de los edificios preexistentes y que posibilitan la conexión de calle Ituzaingó y Buenos Aires.
n Idea de Gustavo y Manuel González, Adrián Manavella, Agustín Barrios, Lucas Fantini, Leandro Darsie y Verónica Niedfeld: el proyecto propone una singular ocupación del espacio a partir del completamiento del perímetro sobre las calles con alturas bajas. Reconoce vinculaciones con edificios significativos del contexto como la Iglesia de San Francisco. Implanta en el centro de la manzana una torre de aspa perpendicular a distintas alturas, incorporando una nueva silueta en el cielo cordobés. Plantea un uso atractivo como plaza-mirador en las cubiertas verdes de los edificios nuevos.
n Idea de Rodrigo Grassi, María Hojman y Pablo Pshepiurca (Bs. As.): se pondera la organización de la planta baja con programas de apoyo al uso público del espacio. Propone una armónica relación entre la arquitectura existente y la proyectada. La ubicación de torres con frente sobre Ituzaingó es adecuada y se pondera el uso de las terrazas. La permeabilidad, interconectividad y la pertinente mixtura de usos asegura la valoración del espacio público en el nivel de la plaza.
n Idea de Francisco Kocourek (Buenos Aires): la preservación del espacio vacío del corazón de manzana como juego urbano público del sistema aporta claridad a la organización. A partir de una plaza pública vinculada a cuatro calles, permite la articulación de espacios urbanos con adecuada intensidad de usos. Se valora la articulación en tres torres.

Artículos destacados

PROPUESTA CORDOBESA