Diputados cordobeses consideran que ley de prepagas tardaría en llegar al recinto

La Cámara Baja vuelve a discutir el proyecto de regulación de medicina prepaga. Prestadoras temen que un tratamiento “express” geste una norma con deficiencias que afecte al sistema y a beneficiarios. Precio de cuotas y enfermedades preexistentes, puntos conflictivos.

El tratamiento de la ley de regulación de la medicina prepaga debuta mañana en la primera reunión del año que tendrá la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación. Mientras que desde los sectores empresariales manifestaron alertas por un posible tratamiento “express” de la norma que pueda perjudicarlos, en un sondeo realizado por Comercio y Justicia cinco diputados cordobeses de distintos partidos coincidieron en que si bien es importante y necesario definir una ley al respecto, los conflictos de intereses en juego y un año electoral son factores que dilatarían la llegada de una ley para ser aprobada en el recinto.

Así lo manifestaron Francisco Fortuna (Córdoba Federal) y Silvia Storni (UCR), los dos referentes que Córdoba tiene en la Comisión de Salud. En igual sentido se manifestaron Carmen Nebreda (FPV), Griselda Baldata (CC) y Héctor del Campillo (UCR), este último integrante de la Comisión de Comercio en la que también deberá tratarse el proyecto (Ver Qué dijeron). La mayoría se refirió a un dato clave, en un año electoral los bloques ya acordaron llegar a las “sesiones ordinarias” con una agenda consensuada y este tema no logró ese estadio. Aunque advirtieron que queda la instancia de las “sesiones especiales”, en las cuales no hay agenda consensuada que valga, lo que deja una puerta abierta para la llegada al recinto.

Cabe recordar el vaivén parlamentario de esta norma. El año pasado el Senado introdujo cambios y aprobó un proyecto cuya cámara de origen había sido Diputados. Ahora, la iniciativa vuelve para la revisión de la Cámara Baja que deberá definir si aprueba o no la propuesta de senadores.

Tal como viene el proyecto, hay dos puntos conflictivos que los legisladores deberán debatir sobre la regulación de un sistema que en el país alcanza a poco más de 4,5 millones de usuarios. Uno es el impedimento de la aplicación de “carencias” y de períodos de espera por enfermedades preexistentes al momento de contratar el servicio y, por otro lado, el precio de las cuotas. En la iniciativa que aprobó a fines de 2010 el Senado permite a los usuarios rescindir la relación contractual en cualquier momento y prohíbe aplicar criterios de edad para negar la afiliación y prohíbe el cobro de cuotas más caras para los mayores de 65 años.

Posiciones disímiles
Los intereses que despierta la regulación de las prepagas demandará “un debate muy largo”, consideró ante este medio el presidente de la Comisión de Salud, el diputado chaqueño Antonio Morante (FPV), quien confirmó que el tema está en la agenda de mañana.

Consultado por su posición respecto de los puntos más polémicos como la anulación del período de carencia y la aceptación de enfermedades preexistentes, adelantó: “No estoy en total acuerdo con muchas de las modificaciones que hizo el Senado. En el marco regulatorio habrá que buscar un punto equidistante entre el consumidor y las prepagas”. El legislador oficialista aclaró que ésa es su posición personal (no estaba hablando en nombre del bloque) y que lo hacía desde su visión de médico asistencial que durante cinco años dirigió PAMI en Chaco y que conoce del sistema de salud. “Hay mucho interés en el tema. No vamos a dilatar su tratamiento, pero hay posiciones bastante disímiles lo que nos lleva a un debate muy largo”, concluyó.

Por su parte, la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (Cadime), que nuclea 10 mil pymes prestadoras, mostró preocupación.”Es urgente, sin nuevas postergaciones, instrumentar un mecanismo regulatorio integral para el sector de la medicina prepaga” que establezca reglas claras pidió el titular de la entidad, Guillermo Gómez Galizia. “Los prestadores que representamos no pueden, ni deben, estar ausentes de esta iniciativa. De ser así, la nueva ley nacerá con graves deficiencias que terminarán afectando a los beneficiarios, quienes se verán privados de la calidad prestacional y accesibilidad que actualmente les prestan estas empresas”, subrayó.

Qué dijeron

– Francisco Fortuna (Córdoba Federal): “La ley de prepagas es, obviamente un tema de interés, pero no está muy apurado. En este año (electoral) se prevé que lleguen a las sesiones ordinarias aquellas leyes que tengan acuerdo, es decir, aquellas que tengan un grado de consenso y adhesión de todos los bloques”.

– Silvia Storni (UCR): “En general, dado que es un año de elecciones, hemos consensuado los temas a tratar (en el recinto) y los bloques acordaron que no sean temas conflictivos”. “Sobre el proyecto de prepagas hay que encontrar un criterio que evite abusos de prepagas y que tenga en cuenta los derechos empresariales y los de los usuarios”.

– Carmen Nebreda (Frente para la Victoria): ”La ley de prepagas está entre los temas pendientes importantes. Hay tensiones, planteos de intereses muy fuertes que van a presionar. Hay que discutir si consideramos a la salud un derecho o una mercancía”.

– Griselda Baldata (Coalición Cívica): “Va ser muy difícil que salga en un período (el electoral) en el que las sesiones serán todas acordadas y el de las prepagas no es uno de los temas acordados, aunque lo considero importante”.

– Héctor del Campillo (UCR): “Es necesario que se agilice la regulación de prepagas, pero lamentablemente en el Congreso es crítico el tema de los tiempos”

Artículos destacados