«Dile no a las drogas no le dice absolutamente nada a un chico»

Los mensajes de prevención que convencionalmente se han venido difundiendo con slogans vacíos de contenido ya no sirven cuando los jóvenes de hoy cuentan con abundante experiencia en abuso de alcohol y fármacos antes de entrar a consumir drogas ilegales como marihuana, cocaína, heroína o éxtasis.

“Las miradas preventivas que se han utilizado no ayudan cuando los jóvenes ya tienen la vivencia y la experiencia (en abuso de alcohol). El discurso de dile no a las drogas no le dice absolutamente nada a un chico”.

La afirmación pertenece a Alfredo Nateras Domínguez, antropólogo mexicano especializado en tribus urbanas y drogas, que está presidiendo por estos días el Comité científico del VII Congreso Internacional de Prevención y Asistencia de la Drogadependencia que se desarrolla en Córdoba. En diálogo con Comercio y Justicia, el investigador y docente de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa (México) dio su visión sobre prevención y opinó sobre el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que despenalizó la tenencia de marihuana para uso personal.

– ¿Cómo debería hacerse la prevención?
– Con educación y cultura. La educación en término de un valor y no de la educación culta, sino como construcción de ciudadanía juvenil. Es decir, aquí hay un ciudadano al que hay que ir formando, pero antes debe existir una concepción de país, una concepción educativa. Hay que formarlo en términos de valores universales -y no generacionales-, donde el cuerpo sea un valor que hay que cuidar y preservar.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

– ¿Y en el caso de los que ya consumen?
– Si los jóvenes ya usan drogas, hay toda una serie de programas en términos educativos que contemplar. Si son mayores de edad, respetar la decisión que tomaron -nos agrade o no- y hacerle ver que su decisión de seguir estando borracho o seguir drogándose va a tener una repercusión en su vínculo social. A lo mejor va a tener problema con su novia, dificultades con el maestro porque llega tarde al colegio, pero va a ser el responsable de la decisión que tome. Por consiguiente, reeducarlo para que, si sigue obstinado en continuar usando la droga, reduzca el daño y el riesgo tanto social como físico. Ésa es la apuesta, que se dé cuenta de que si se emborracha o sigue drogándose corre el riesgo de matarse o atropellar a alguien, por ejemplo. Hacerle ver que su decisión, que parece muy individual, tiene repercusiones colectivas. Ahí hay que trabajar.

– ¿Está de acuerdo con el fallo de la Corte Suprema de Justicia argentina de despenalizar la tenencia para uso personal?
– Estoy de acuerdo en que devuelve al ciudadano el derecho a decidir en función de sus consumos y en función de que pueda hacer lo que relativamente le dé la gana. Aunque seríamos ingenuos si consideráramos que esta medida resuelve el asunto en términos de que disminuirían algunas situaciones; en todo caso pueden regularse los consumos.

– ¿Por qué?
– Porque la gente va a seguir simplemente consumiendo, la situación se va a visibilizar y quien use drogas va a estar protegido por la ley. Para mí, lo favorable de eso es que ya no te van a poder criminalizar.

– ¿Se van a sumar nuevos consumidores a partir del efecto del fallo?
– No lo creo. N

Artículos destacados