Comenzó el cerco antievasión inmobiliario

A partir de este mes los escribanos deberán notificar al Fisco las operaciones de compraventa de inmuebles que superen los 300 mil pesos. De esta manera, se suman a la cadena de control que conforman los propietarios e inmobiliarias, los ya estaban obligados desde marzo.
La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) contará a partir de ahora con todos los datos necesarios para, mediante cruces de datos, poder detectar casos de subvaluación de propiedades y lograr el objetivo de reducir la circulación de dinero en negro.
Con la puesta en marcha del “COTI” (Código de Oferta de Transferencia de Inmuebles) deberán notificar el precio de venta con el que una propiedad sale al mercado.
Este valor se compara con el monto final de la escrituración y si la diferencia no resulta razonable, el Fisco podrá inferir que existe riesgo de subvaluación de la propiedad en cuestión, con el fin de reducir el pago del impuesto a los Bienes Personales. Esto es así porque los datos informados al organismo recaudador tienen carácter de declaración jurada y, por lo tanto, inciden en el pago del impuesto
Desde el pasado martes, los escribanos deben verificar la autenticidad y vigencia de la constancia del COTI ingresando al servicio denominado “Transferencia de Inmuebles – Informe Escribanos”, disponible en la página web de la AFIP, antes de la celebración de la escritura traslativa de dominio de un bien inmueble.

Artículos destacados