Caminos para motivar al personal

“Las personas actúan por diferentes motivaciones. Si sabemos cuáles son y se asignan tareas en función de ellas, aprovecharemos mejor los potenciales del personal en las compañías y aumentaremos su productividad. Esto es así porque las personas están involucradas en forma directa con la compañía; además, porque todo movimiento que realice la organización, estará condicionado por el grado motivacional del trabajador, considerado desde su perspectiva individual y grupal”, explicó a Comercio y Justicia Jorge de la Vega, titular de la consultora JVP.

– ¿Qué se entiende por motivación?
– El poder de la motivación son impulsos que nos hacen actuar; son mecanismos que parten desde nuestro fuero interno, que nos guían prácticamente hacia el exterior y nos retratan en un momento dado, produciendo una imagen muy acertada de nuestra verdadera personalidad.

– ¿De qué manera ayuda a las empresas conocer la motivación de sus empleados?
– Mediante un estudio motivacional (individual y colectivo) en la empresa, que tenga el objetivo de potenciar el conocimiento de los empleados, se pueden llevar a cabo programas motivacionales que verdaderamente respondan a las necesidades sentidas y latentes, y no como hasta la fecha, en que se aplican programas generales de "motivación" sin previo estudio, obteniendo, por supuesto, resultados no solamente diferentes a los esperados, sino que en muchos casos, conductas contrarias. Debemos motivar a nuestro personal, pero antes debemos saber qué los motiva.

– ¿Existen diferentes tipos de motivaciones, según cada persona?
– Sí. Diferentes estudios han establecido diversas motivaciones (necesidades) que actúan como fuerzas de impulsos, que incluso mantienen o modifican nuestro temperamento y nuestro carácter. Así, existen motivaciones que son más frecuentes en el ambiente laboral y que, si se maximizan en este ámbito y se ejerce un buen liderazgo, pueden generar muy buenos resultados dentro de las empresas.
Todas las personas tienen este tipo de motivaciones, unas con mayor intensidad que otras, pero normalmente ellas inciden en la productividad organizacional. Son variables independientes, que afectan la calidad del trabajo, los resultados obtenidos y el aporte que cualquier individuo está dispuesto a ofrecer a la empresa.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En este sentido, las motivaciones más comunes, según el especialista, son:

– Motivación por logro: es un impulso por vencer desafíos, avanzar y crecer. Por ejemplo, si a un individuo en su familia, escuela, iglesia y amigos le hacían hincapié en el logro personal, su actitud hacia la vida tendía a ser familiar. Si recalcaban las amistades y la afiliación, las motivaciones estaban dominadas por las actitudes sociales. También se comprobó que los países que cuentan con un mayor número de personas motivadas hacia el logro personal tienden a manifestar un desarrollo económico y social más rápido. Este tipo de motivación conduce a metas e impulsos más elevados, ya que las personas trabajan mejor y alcanzan adelantos más sobresalientes. La gente orientada hacia los logros personales trabaja gracias a su deseo de vencer obstáculos, alcanzar metas y ser útiles a otros.

– Motivación por competencia: Los empleados que siguen esta motivación se esfuerzan por obtener un gran dominio de su trabajo y crecimiento profesional. Generalmente buscan realizar buenos trabajos debido a la satisfacción interna que obtienen de ello. Al realizar una tarea excelente, perciben una profunda satisfacción interior por su triunfo. L

Artículos destacados