Asumió Obama con promesas de cambio

La asunción del flamante presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, despertó una notable expectativa positiva, no sólo en aquel país sino también en el mundo entero. Obama es el presidente número 44 de la historia del país norteamericano tras jurar el cargo en el Capitolio de Washington ante una multitud de personas (se calcula que asistieron cerca de tres millones).
Así, el mandatario eligió la crisis, tanto económica como de prestigio que enfrenta su país, como hilo conductor de su discurso inaugural; pero también el “espíritu” y la capacidad de su país y de sus ciudadanos para salir de ella. En este sentido, el presidente pidió a los estadounidenses el inicio de “una nueva era de responsabilidad” en sus vidas y un nuevo papel para su país en el mundo, basado en la cooperación y el diálogo.
“Nuestra economía está muy debilitada como consecuencia de la avaricia y la irresponsabilidad por parte de algunos, pero también por el fracaso colectivo en tomar las decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era”, dijo Obama.

Desafíos por resolver

Los primeros párrafos de su discurso estuvieron dedicados a los grandes desafíos que enfrentará durante su mandanto: las guerras de Irak y Afganistán; la crisis económica; la precaria sanidad; el fracaso escolar y las amenazas contra el medio ambiente fueron los puntos más destacados al mencionar las problemáticas a resolver.
“Por cualquier lugar que miremos, hay mucho trabajo por hacer”, dijo Obama, al tiempo que envió un mensaje de optimismo: “los desafíos que enfrentamos son reales, serios y muchos, y no serán enfrentados fácilmente o en un corto período de tiempo, pero éstos serán solucionados”.
También, el mandatario aseguró que una de las primeras cosas que hará, será “empezar a dejar responsablemente Irak a su gente y forjar una paz duramente lograda en Afganistán”.

En este marco, Obama señaló que los desafíos actuales requieren que Estados Unidos haga un esfuerzo mayor para promover la cooperación y el entendimiento entre las naciones, en la amenaza nuclear y el calentamiento global. Así, el presidente ofreció “un nuevo camino hacia adelante” al mundo musulmán. “A los que se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y silenciando la disensión, sabed que estáis en el lado equivocado de la historia, pero que os tenderemos la mano si estáis dispuestos a abrir el puño”, dijo Obama, en una referencia a los regímenes autoritarios de Oriente Medio.

Mirando al exterior

De cara al exterior, afirmó que el poder de Estados Unidos “por sí solo no nos puede proteger, ni nos da derecho a hacer lo que nos plazca”. “A todos los pueblos y gobiernos que nos están viendo hoy (por ayer), desde las mayores capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre (Kenia): Sabed que Estados Unidos es un amigo de cada nación y cada hombre, mujer y niño que busca un futuro de paz y dignidad, y que estamos listos para ser líderes una vez más”, afirmó Obama.

Cristina, optimista tras el discurso

Tras recl

Artículos destacados