Arrancó el Observatorio de Servicios Públicos

Una de las principales críticas al sistema democrático representativo es que la democracia parece restringirse a la dimensión electoral y que se ha perdido el sentido constitutivo del mandato social en los gobernantes.
Para intentar revertir esta situación, desde la Asociación Civil El Agora buscan fortalecer la ciudadanía a través de la iniciativa “Construyendo Agendas entre Ciudadanos y Estado”, desde donde acaban de poner en marcha el Observatorio de Servicios Públicos que, en lo que resta del año y durante 2009, se abocará a dos servicios neurálgicos: agua y transporte.
Pamela Cáceres, politóloga y coordinadora del Observatorio, detalló a Comercio y Justicia el alcance y objetivo de este proyecto.

– ¿Qué es el Observatorio de Servicios Públicos?
– El Observatorio se enmarca dentro del proyecto “Construyendo Agendas”, cuyo objetivo es que que el ciudadano tenga la posibilidad de incidir en las decisiones del Estado. Vemos que el debate en torno a los servicios públicos está fuertemente orientado por los criterios economicistas. Es decir, el transporte funciona o no, en términos de gestión, si la tarifa es cara o barata, si son sustentables las empresas o no lo son, pero nos parece que en esta discusión han quedado fuera las dimensiones de análisis que responden a cuestiones de índole democrática, como son la cuestión de la igualdad de acceso a los servicios, la equidad y en qué medida los servicios públicos se constituyen no solamente en una prestación, sino en un elemento de integración social.
Durante lo que resta del año y en 2009 vamos a focalizar en dos servicios: el agua, a nivel provincial, y el transporte público de la ciudad de Córdoba.

– ¿Cómo se implementa esto?
– Este proyecto tiene primero una instancia de análisis del problema desde la perspectiva de los distintos actores de la ciudad, tratando de hacer un análisis sociopolítico y no simplemente técnico. Habrá algunos indicadores cuantitativos que buscaremos desde distintas fuentes como el Ersep (Entre Regulador de Servicios Públicos), las propias empresas prestatarias o la Municipalidad. También habrá indicadores de índole cualitativa, que tienen que ver con la percepción de las personas en relación con el problema, la postura de los usuarios, el análisis del marco regulatorio. Por ejemplo, un indicador podría ser en términos del área de cobertura; allí van a saltar cuáles son los sectores que quedan excluidos o cuáles son las problemáticas específicas de los distintos barrios que no solamente refieren a la frecuencia del transporte. También se analizarán cuáles son los criterios predominantes a la hora de tomar decisiones en relación con el transporte por parte de los involucrados; es decir, las empresas prestatarias o el propio municipio.

– ¿Qué van a hacer con los resultados que arroje este Observatorio?
– La idea política de esta iniciativa es que esa información contribuya a poner de relieve una realidad que en el espacio público no ha sido visible. Para eso, necesitamos información concreta que nos permita describir esa realidad y ponerla en la agenda.
A su vez, pretendemos que tanto los indicadores como la construcción de la información sea participativa. Pretendemos generar instancias de trabajo con representantes de los distintos sectores vinculados al problema e institucionalizar un espacio permante donde

Artículos destacados