Argentina quedó a un paso de la gloria por no saber definir

NO LO VIO. La jugada que debió cambiar el rumbo del partido. Era penal y roja.

Con lágrimas en los ojos pero con la certidumbre de haber entregado hasta lo último de su esfuerzo, con un planteo inteligente en el que tuvo las opciones para ganar la final, la Selección argentina se despidió del Mundial de Brasil al caer en tiempo suplementario por 1 a 0 frente a Alemania. Quedó a un paso de la gloria.

En el estadio Maracanã, en Río de Janeiro, Mario Götze se transformó en el verdugo del equipo de Alejandro Sabella, al controlar con el pecho y sacar un zurdazo de volea que venció a Sergio Romero, en el único movimiento en que la Selección quedó descompensada tácticamente.
Argentina había sido más durante el desarrollo de los 90 minutos regulares, acompañado por el contagioso cántico de los hinchas que pudieron entrar al Maracanã.

Tal como en Italia 1990, con el polémico penal que el árbitro Codesal dio a Alemania, Argentina fue perjudicada por una brutal infracción de Neuer, el arquero alemán, contra Higuaín en el inicio del segundo tiempo y que el árbitro italiano Nicola Rizzoli no sancionó. Antes, en el primer tiempo, debió haber sido expulsado Höweder por desleal falta a Zabaleta.

Durante los primeros 40 minutos de partido, el trabajo de Argentina fue perfecto para desajustar el engranaje de Alemania. Las cartas de Sabella fueron los contragolpes con los que lastimó a la defensa alemana. A los 20 minutos se lo perdería insólitamente Higuaín. Más tarde Messi apilaría a media defensa para lanzar un centro salvado milagrosamente sobre la línea por Boateng, ante la arremetida de Lavezzi. Al final del primer tiempo, el palo salvaría a Argentina tras un cabezazo.

Sin diferencias
Sabella metió mano en el entretiempo para reemplazar a un extenuado Lavezzi por un inexpresivo Agüero. Messi se lo perdió solo, con una bola que pasó besando el palo. Y a los pocos minutos vendría la jugada de Neuer, en la que todo el mundo vio penal y expulsión, Rizzoli vio falta del delantero.

Durante el alargue, Alemania avisaría con un remate de Schürrle desde dentro del área, salvado por Sergio Romero. Luego respondería Argentina con una serie de contragolpes; el más claro, el de Palacio que intentó picarla por sobre el arquero y se fue desviada.

Se aproximaban los penales, con los dos planteles agotados, interesados más por cuidarse que por arriesgar. Pero Schürrle tenía otro plan. Iban 112 minutos cuando desbordó y lanzó el centro para el joven Götze, quien controló de pecho y definió cruzado de de zurda.

Adiós al sueño de la tercera copa. En el Maracanã ya no habría tiempo ni piernas. La Selección cayó de pie.

Sabella: “Estos muchachos hicieron historia”

El entrenador de la selección argentina de fútbol, Alejandro Sabella, aseguró que el plantel hizo «historia» a pesar de la derrota con Alemania 1-0 en la final del Mundial Brasil 2014.

«Ni el primero hace todo bien ni el segundo hace todo mal. Estos muchachos después de 24 años también hicieron historia. Se llevaron el segundo puesto que nos deja con ese sabor amargo pero no deja de ser muy importante», indicó Sabella tras la final.

El DT aseguró además sentirse «orgulloso» pese a la derrota porque el plantel hizo «un Mundial extraordinario». «Jugamos de menor a mayor; fue emocionante ver a los jugadores entregarse uno por el otro, por el grupo, por la camiseta , dejaron todo», valoró.

Sobre las falencias del equipo, señaló: «Nos faltó definición, pero son partidos, porque los otros que jugamos los terminamos ganando, aunque con Holanda no hubo muchas jugadas de gol. Es así este tipo de partidos, cerrados, cuando uno se equivoca y recibe un gol es difícil darlo vuelta. Tuvimos nuestras chances pero nos faltó eficacia».

(Ver también: Alemania quebró el reinado sudamericano en el continente)

Artículos destacados