Apuntan a la venta clandestina o sin receta de psicofármacos

El reciente secuestro de más de 110 mil pastillas de psicofármacos, que estaban siendo comercializados de manera ilegal en farmacias de la ciudad, fueron el disparador de un plan conjunto entre el Colegio de Farmaceúticos, el Ministerio de Salud provincial, la Policía y la Secretaría de Prevención de la Drogadicción para tratar de frenar lo que se considera la puerta de ingreso al consumo de otro tipo de drogas.
Ayer, en la sede del colegio, las instituciones mencionadas presentaron el “Programa de lucha contra la venta clandestina y uso indiscriminado de medicamentos”, que incluye la habilitación de la línea 0-810-888-3368 para que los vecinos puedan denunciar de manera anónima los lugares de venta clandestina o sin receta de psicofármacos, como el rohipnol, primun o alprazolam.
“Todos sabemos que hay un mercado negro de medicamentos y esto se convierte en un problema de salud, porque son la puerta abierta para el consumo de otro tipo de drogas”, afirmó Marcelo Farri, presidente del Colegio de Farmaceúticos, quien además indicó que cada año se venden en el país 1.600 millones de pesos en medicamentos por fuera de los canales legales.

Para el secretario de Prevención de la Drogadicción, Sebastián García Díaz, a través del 0810 habilitado “el vecino tiene ahora un canal único, seguro, anónimo y con la posibilidad de recibir un número de denuncia y seguir luego el estado de la investigación”.
Bajo el lema “Quien compra sin receta, no tiene remedio”, quedó habilitado el mecanismo por el cual una persona puede dar el alerta, para que luego la policía procese la información y, en caso de que se trate de una farmacia, actúe el Ministerio de Salud, que puede disponer hasta la clausura del establecimiento. En el caso de que la dispensa esté ocurriendo a través de un kiosco u otro tipo de lugar, actuará sólo la Policía.
Los farmacéuticos se comprometieron a difundir esta campaña entre los matriculados del interior y la Secretaría de Prevención asegurará la difusión en lugares públicos, como dispensarios y colegios

Antecedentes

Cabe recordar que días atrás el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano, quien actuó en el caso de las 110 mil pastillas, calificó a los farmacéuticos involucrados en la venta de psicotrópicos de manera ilegal, como “criminales de guardapolvo".
En esa oportunidad, en la que hubo detenciones y clausuras, el funcionario se quejó por las bajas penas que contempla el Código Penal por este tipo de delitos y reclamó por la modificación del artículo 204 del CP.
En el caso de responsables de droguerías y de farmacias, el castigo llega a un máximo de tres años, lo que significa que se trata de delitos excarcelables.

Artículos destacados