Alerta por autoritarismo de gobiernos latinoamericanos

Desde el ámbito académico lanzaron una señal de alerta sobre el autoritarismo en América Latina, al advertir que los gobiernos, aunque elegidos por la vía democrática, devienen totalitarios y que el conflicto de poderes, por ejemplo entre Cortes y el Ejecutivo, son una de las principales fragilidades del continente. El rol de las universidades también fue revisado y, previo reconocer que egresados de casas de altos estudios han colaborado con gobiernos autoritarios -”incluso sosteniendo desde el derecho cosas aberrantes”-, apuntaron a consolidar una formación más comprometida con la democracia.
Éstas fueron algunas de las conclusiones que dejó la reunión de la Asociación Mundial de Decanos de Facultades de Derecho Jesuíticas, que sesionó el pasado jueves y viernes en Universidad Católica de Córdoba (UCC).
“La síntesis real de lo que estamos viendo en el continente latinoamericano es que son gobiernos elegidos democráticamente, pero en ejercicio se constituyen en totalitarios y disfrazan la democracia”, afirmó el colombiano Fernando Álvarez Londoño, presidente de la Asociación.

Al señalar las principales fragilidades en Latinoamérica subrayó el conflicto de poderes entre el Judicial y el Ejecutivo y entre las mismas cortes. “Uno no puede decir que las ramas del poder en Venezuela son sólidas, todo lo contrario, y en el Ecuador tampoco”.
Asimismo, sostuvo que en la división de poderes el Judicial “es el más débil porque quien tiene el poder en el régimen totalitarista es el gobernante, entonces los demás poderes tienen muy poco que decir porque si dicen algo los opacan”.
Por su parte, el rector de la UCC, Rafael Velasco, afirmó que los poderes ejecutivos suelen tener la tentación de la hegemonía. “Aún en democracias formales sigue intentando cooptar el Poder Judicial y si puede tener mayoría absoluta en las Cámaras, mejor”, dijo.

Desprestigio

También apuntó al desprestigio de las instituciones y aportó el resultado de una encuesta llevada a cabo este año en Córdoba por la Comisión Asesora para la Reforma Política -de la cual formó parte-, que arrojó que 94 % de la población descree de los partidos políticos y de las instituciones (judicial, legislativa). “Hay un descrédito muy grande que es aprovechado por el Ejecutivo, por líderes personalistas y por medios de comunicación que favorecen esto para decir que la única solución es tener un Ejecutivo fuerte al que no entorpezca ni el Judicial ni el Legislativo. En Córdoba se hizo una reforma constitucional diciendo que la política era demasiado gasto y que había que hacer de dos cámaras una. Y dos controlan más que una al Ejecutivo indudablemente y hay que negociar mucho más para sacar una ley, eso es clarísimo”, dijo.
Los decanos coinciden en revisar el modo en que universidades forman las conciencias puesto que “incluso gobiernos autoritarios que tienen sesgos democráticos tienen apoyatura académica, profesionales de universidades que han sostenido, incluso desde el derecho, cosas aberrantes”, admitió el jesuita.

“En Argentina la cultura democrática es una cultura por construir, no hay una cultura democrática. Está muy marcado el caudillismo, las interrupciones de los gobiernos democráticos de los últimos 70 años dan testimonio de ello”.
Finalmente, advirtió que deber&aacu

Artículos destacados