Ahora los padres deben apelar a las ciberadvertencias

La reciente denuncia de violación de una adolescente en Río Tercero, tras ser engañada a través de Internet, convoca a la reflexión familiar sobre el uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) por parte de los más pequeños de la casa. La víctima, de 17 años, contó que había acudido con su madre a una cita para un supuesto casting para trabajar como modelo y que ambas fueron reducidas por un hombre y luego ella fue abusada sexualmente. La vía de engaño: Internet.

Si bien los beneficios de la red de redes son muchos -proporciona una gran cantidad de información, nuevos servicios y facilidades-, ésta también conlleva una serie de nuevos riesgos y amenazas a la seguridad de la información y de las personas.

En Argentina se estima que la mitad de la población tiene acceso a Internet; esta dimensión hace imprescindible difundir y tomar medidas para promover la seguridad en este medio que crece a pasos agigantados. Si bien todos los usuarios pueden ser potenciales víctimas de engaños, los más vulnerables son los niños y los adolescentes que deben ser asesorados y controlados especialmente. Así lo consideran en la Asociación Civil Chicos.Net, que cuenta con un programa especial dirigido a promover el uso seguro de las redes sociales, chats y webs. En diálogo con Comercio y Justicia, Andrea Urbas, psicóloga al frente de la iniciativa, advirtió que “los chicos se exponen demasiado en la web y en las redes sociales, con fotografías, datos personales como el número de celular, el colegio al que asisten, el nombre completo y, en particular, las chicas se están exponiendo más con fotos sensuales, fotos tomadas frente al espejo”.

-¿Qué medidas pueden tomarse para evitar casos tristes como el sucecido en Río Tercero?
– Hay que aclarar que casos de engaño, como ése, ocurren dentro y fuera de Internet, sólo que a través de la red es más fácil entrar en contacto y mentir. Internet es una ventana que favoreció el contacto.
En general, los padres están bastante alejados de las redes sociales (como Facebook), existe una amplia brecha de uso entre padres e hijos y, al no entender, los padres se alejan.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

– ¿Qué deben hacer entonces?
– Las redes sociales en Internet funcionan como un entorno social más, entonces hay que preguntarles a los hijos quiénes son sus contactos de Facebook, decirles que los contactos de la web, del chat, deben ser los mismos que los que efectivamente conocen.

– Plantearles una especie de “ciberadvertencias”
– Claro. Advertirles con diálogo y controlar, decirles que no crean todo lo que le dicen por Internet, que les pueden mentir y engañar también por esta vía.
Para quienes deseen estar informados y capacitados para crear conciencia sobre los cuidados que deben tener los niños y adolescente en Internet, la organización desarrolló un blog especial www.chicosymedios.blogspot.com.

En igual sentido, el sitio Navega Protegido lanzó diez sugerencias para que los padres enseñen a sus hijos a mejorar su seguridad en la web:

– Incentivar a los hijos a compartir las experiencias en Internet con los padres y disfrutar de Internet con los hijos.
– Enseñar a los hijos a confiar en su instinto. Si algo en línea los pone nerviosos, deben comunicarlo.
– Asegurarse de que no revelen ninguna información personal en programas de mensajería instantánea, videojuegos en l&

Artículos destacados