Aerolíneas cobrará por servicio contratado, en procura de competir con las low cost

A BORDO. El vuelo a

Aerolíneas Argentinas implementó un nuevo régimen tarifario que permitirá al pasajero pagar únicamente por los servicios que utiliza, como por ejemplo el equipaje despachado en bodega, el cambio de fecha o la elección de asiento, según informaron hoy en la compañía de bandera.
La nueva modalidad ya se está implementando en los vuelos a Punta Cana y Bogotá, y en los próximos días se irá ampliando a los de cabotaje primero y a los restantes servicios internacionales después.
“Con el nuevo esquema tarifario, los clientes de Aerolíneas Argentinas pagarán exclusivamente por aquellos servicios que respondan a sus necesidades, y accederán a una mayor variedad de opciones al momento de realizar la compra”, señaló la compañía.
El esquema consiste en aplicar a la segmentación que ya existe en cuanto a las tarifas diferentes grados de prestación. Por ejemplo, el segmento identificado como Promo, que es el más bajo en la escala tarifaria, permite que el pasajero aborde la aeronave solamente con un equipaje de mano, no puede elegir asiento y tampoco cambiar la fecha del viaje.
En este caso, según indicaron en Aerolíneas, despachar un equipaje en bodega o cambiar la fecha tendrá un costo extra, con lo cual se procura evitar que el pasajero pague por aquello que no va a usar.

Las siguientes categorías habilitan los despachos de equipaje sin costo, los cambios de fecha, la devolución del pasaje o el cambio de asiento.
El nuevo esquema difiere del anterior también en cuanto a los cupos de cada segmento. Hasta ahora las categorías tenían cupos específicos y una vez que se agotaban era imposible obtener un pasaje con ese costo.
La compañía señaló que ahora, mientras haya lugar en el avión, se podrá acceder al segmento más bajo (Promo), con lo cual se establece una competencia directa con las compañías de bajo costo.
Los segmentos serán Promo, Base, Plus y Flex para cabina económica; Club Economy para cabina business de cabotaje y Promo Club Cóndor y Club Cóndor para cabina business internacional. En todos los casos el pasajero tendrá siempre la opción de elegir cuáles son los servicios que desea contratar.
Los socios Aerolíneas Plus categoría Oro y Platino seguirán disfrutando de su beneficio de categoría Elite, por lo cual siempre podrán llevar una pieza de equipaje adicional en todos sus vuelos, independientemente de la franquicia que tenga la tarifa que compren o canjeen.
Aunque no se mencionó en esos términos, la intención de la compañía de bandera es mejorar su competitividad vía precios y disputar el mercado con las low cost. La guerra de tarifas desatada después de la llegada de éstas exigió al resto buscar alternativas para poder competir con precios que, en algunos casos, se ubican muy por debajo del costo mismo del pasaje.
La disputa se aceleró desde agosto pasado luego que el Gobierno autorizó a los operadores “a aplicar tarifas inferiores a las tarifas de referencia vigentes para las ventas de pasajes aéreos de ida y vuelta” que se realicen con más de treinta días de anticipación.
En la práctica, esto rebajó drásticamente los precios de los vuelos. Las aerolíneas iniciaron una “guerra” de precios para intentar llevar más clientes. No sólo las nuevas de bajo costo sino también las tradicionales, como Aerolíneas Argentinas o Latam.

Ya a inicios de enero, con su inicio de operaciones, la empresa Flybondi había propuesto tarifas sensiblemente más bajas que las competidoras.
Los vuelos de esta empresa se basan el aeropuerto de El Palomar, en el conurbano bonaerense, con un tráfico comercial mucho menor que el del Aeroparque Jorge Newbery, de Buenos Aires o de la terminal internacional de Ezeiza.
Con la entrada en vigor del decreto, Flybondi ofreció miles de asientos a 199 pesos argentinos por tramo por toda Argentina, que se acabaron rápidamente. Para quienes no hubieran accedido a la promoción, el vuelo entre Córdoba y El Palomar tenía un costo de 599 pesos por tramo.
La tarifa de Flybondi no incluye más que un equipaje de mano de seis kilogramos, y cualquier adicional debe ser facturado por separado.
Un pasaje en colectivo desde la terminal de Retiro hasta Córdoba ida y vuelta puede costar en torno de los 2.000 pesos.
Aerolíneas Argentinas también salió a dar batalla para ganar clientela con la liberalización de los precios. Las rebajas rondaron 50 por ciento del precio de lista habitual. Así, un pasaje Buenos Aires-Bariloche, que podía costar desde 2.000 pesos, se ofrecía entonces a 499 pesos final por tramo.
Esa política se generalizó para distintos destinos. La demanda fue inmediata. En la misma línea, Latam lanzó una promoción con valores desde 449 pesos por tramo aunque, a diferencia del resto de las aerolíneas, con la posibilidad de llevar una maleta de hasta 23 kilos en bodega.

Los números de Aerolíneas
La compañía de bandera cerró 2018 con números récord en pasajeros y puntualidad pese a que aún no logra emerger de una situación económica compleja que obliga al Estado a subsidiar el déficit anual.
Según informó la empresa, el año pasado transportó 9,8 millones de personas dentro del país, superando la marca anterior de 9,5 millones alcanzada en 2017. Con 87 por ciento de promedio anual, la línea aérea también superó sus propios registros de puntualidad.
En el año que acaba de terminar, Aerolíneas Argentinas transportó 13 millones de pasajeros en toda su red, una cifra similar a la alcanzada en 2017. Pero ese registro incluye un nuevo récord en pasajeros de cabotaje, que fueron 9,8 millones. Se destacó también el desempeño en vuelos desde y hacia Latinoamérica: 2,4 millones de pasajeros transportados. El resto de los tickets vendidos fueron a Roma, Madrid, Miami y Nueva York.
El año había comenzado con un récord mensual. En enero, la empresa transportó a 1.241.000 personas, superando en 6 por ciento la marca mensual anterior, la de enero de 2017. El de 2018 también fue el año de los nuevos voladores: de los pasajeros que transportó la empresa, 215.000 se subían por primera vez a un avión. De igual forma, gracias a los descuentos de hasta 30 por ciento para jubilados, fueron más de 200.000 los que viajaron por el país con Aerolíneas Argentinas.
La puntualidad fue el otro gran hito del 2018 para Aerolíneas: alcanzó en el año el 87 por ciento promedio. Esa cifra es un récord histórico para la empresa. A este respecto, a lo largo del año, Aerolíneas encabezó en varias oportunidades los rankings de Flightstats (una de las organizaciones de estadísticas aéreas más reconocidas del mundo) como la línea aérea más puntual de la región y una de las tres primeras en el mundo. Incluso, en agosto la empresa batió su récord histórico con 91 por ciento de puntualidad promedio.
En un año de récords y gracias a la eliminación de la banda tarifaria mínima, se realizaron campañas con tickets a precios promocionales desde 499 pesos. El 1 de agosto, en esa línea, se registraron 120.000 reservas en 24 horas, también un hecho inédito en la historia de la compañía.

A la hora de las inversiones realizadas en 2018, se destacan los 30 millones de dólares destinados a modernizar los sistemas informáticos, avanzando en la digitalización de la compañía, lo que representa mejoras en la seguridad operativa, la eficiencia y el servicio a los pasajeros.
El plan de inversiones incluyó también la apertura de un nuevo contact-center para el servicio de atención al cliente, con tecnología de última generación y el foco puesto en la digitalización y la calidad en la atención para la venta de pasajes, reservas y servicios de información al cliente.
Durante 2018, Aerolíneas Argentinas completó además la primera etapa de renovación de su flota con el ingreso de cuatro Boeing 737- MAX sobre un total de cinco (el primero ingresó en diciembre de 2017). Se trata de uno de los aviones de corto/mediano alcance más eficientes y modernos del mundo, lo que convierte a la compañía en el primer operador de este tipo de aeronaves de Latinoamérica. Por otro lado, recibió en octubre 20 ofertas para renovar la flota Embraer de Austral, las cuales ya fueron calificadas por los pilotos de la empresa y están siendo analizadas por los mecánicos y el área financiera.
En la misma medida que experimentó un crecimiento sostenido en cantidad de pasajeros de 26 por ciento entre 2015 y 2018, lo hizo en cantidad de aviones: en ese período ingresó un total de 24 nuevas aeronaves. En ese mismo lapso logró bajar los aportes del Estado a 198 millones de dólares contra un promedio de 678 millones en el periodo 2009-2015.

Otro importante suceso en 2018 fue la presentación de los balances luego de 21 años sin hacerlo en tiempo y forma. En lo que hace a los resultados del ejercicio 2017, los últimos publicados, mostró ingresos por $39.028 millones, lo que representa un alza de 97 por ciento respecto a 2015. Mientras que en 2017 la empresa registró una pérdida de $ 6.312 millones, 32 por ciento menos que los $ 9.278 millones de 2015.
Durante el año se llevó a cabo una política de ahorros y eficiencia en el gasto que le permitió reducir costos por más de 130 millones de dólares anuales. Por ejemplo, a partir de la renegociación de los contratos de los sistemas informáticos de reservas se obtuvo un ahorro de 29 millones de dólares. Se hizo lo propio con el servicio de catering, co

Artículos destacados