Advierten sobre riesgo estival del Síndrome Urémico Hemolítico

“Nuestro país posee el mayor índice de personas afectadas por el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) en todo el mundo. Por año se registran entre 400 y 500 casos nuevos, sobre todo en los meses de primavera y verano”, advirtió Norma Borello, una referente del interior provincial del Colegio de Nutricionistas que está promoviendo la prevención de esta enfermedad cuya principal fuente de contagio es la carne mal cocida y cuya principal víctima son los niños de entre cinco meses y dos años y medio.
“Los hábitos alimentarios de los argentinos -agregó- son ideales para que se produzca la enfermedad, ya que éste es uno de los países de mayor consumo de carne vacuna, alrededor de 68 kilos anuales por personas, además de productos lácteos y derivados, lo que posibilita que sea mayor la incidencia de esta enfermedad con respecto a otros países”.

El SUH es causado en el 90% de los casos por la bacteria escherichia coli “que produce una toxina que es sensible al calor, lo que indica que puede ser eliminada por cocción o pasteurización”, previno Borello.
La enfermedad se manifiesta con vómitos, fiebre, inapetencia, dolores abdominales y diarrea (a veces de color rojizo por contener sangre). Al mismo tiempo, aparece una palidez intensa, con disminución de orina. Ocasionalmente pueden surgir convulsiones y llegar a la muerte.

Cabe destacar que la leche o sus derivados no pasteurizados y el agua no potable son otras vías de transmisión. Al igual que de persona a persona en natatorios o piletas no controlados, o bien por el consumo de algún alimento elaborado por alguien que no ha tomado medidas higiénicas adecuadas.
El Colegio habilitó un link con información y recomendaciones alimentarias para la comunidad en www.colegionut.com.ar

COMO PREVENIR

Consumir carne sólo cuando ésta se encuentre perfectamente cocida hasta en su interior. Evitar el contacto de carne cruda con otros alimentos y no usar los mismos utensilios para cortar carne cruda y cocida.

Al consumir carne molida, se deben extremar los cuidados debido a que es la principal fuente de contagio en niños. Asegurarse de que las hamburguesas estén bien cocidas. Exigir, en la carnicería, que muelan la carne a la vista.

Con relación a los lácteos (leche, yogur u otros) consumir aquellos que garanticen su pasterización, y descartarlos cuando no se tenga la certeza de que se haya cuidado la cadena de frío.

Beber y lavar las verduras y frutas con agua potable.

Lavar correctamente las manos con agua y jabón, sobre todo antes de manipular alimentos y luego de ir al baño.

Concurrir a natatorios habilitados y controlados.

Mayor control de la faena de carne

Artículos destacados