Abogados deberán utilizar una clave digital para préstamo y devolución de expediente

Con la firma de un convenio entre el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y el Colegio de Abogados de Córdoba comienza el proceso de despapelización para los pleitos en los fueros civil y laboral capitalinos. Para llevar adelante ese objetivo, todos los letrados deberán contar con una clave de identificación personal y confidencial que les permitirá realizar distintas gestiones judiciales y ahorrará tiempo de barandilla. En una primera etapa, regirá sólo para el préstamo y devolución de expedientes.

Dentro de una semana, el TSJ habilitará una mesa de atención en la que los abogados tendrán que retirar su usuario y clave personal confidencial (que luego podrán modificar, si lo desean) y para ello se requerirá que el profesional cuente con un correo electrónico.

“La primera etapa es generar una clave e identificación personal. Con eso le damos como beneficio que para retirar o devolver un expediente no tenga que esperar que el tribunal decida imprimirle un recibo para que lo firme, o buscarle un recibo para devolvérselo cuando se llevó un expediente”, describió el vocal Armando Andruet.

“El empleado le pedirá al letrado que ingrese su clave (N. de R. como ocurre con el uso del postnet en tarjetas de crédito) para saber que se está llevando un expediente. Allí queda asentado que es ese abogado -que figura bajo tal nombre y con esa clave- el que ha devuelto o recibido un expediente. Como el abogado ha dejado un correo electrónico, inmediatamente recibirá por ese medio una respuesta automática que indica que en tal fecha hizo tal operación; eso le sirve de resguardo”, aclaró.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Asimismo, Andruet estimó que, a partir de marzo, los abogados sólo podrán acceder a las operaciones mencionadas bajo esta nueva modalidad. Para ello, evalúan la permanencia de la mesa de atención al usuario durante la feria y extender el horario de oficina para ofrecer un rango horario más amplio para el retiro de la clave.

“Con esa password y usuario personal, el letrado va a limitar su acceso al SAC (Sistema de Administración de Causa) y éste va a dejar de ser una cuestión pública para todos y va a tener ciertas restricciones para el ingreso que va a poder liberar un abogado a partir de su clave. En definitiva, vamos a evitar que un ajeno, desconocido al Poder Judicial, pueda navegar adentro del SAC conociendo lo que es público, pero no parece que sea bueno que sea tan público”, advirtió el vocal.

Mientras que, actualmente, por el SAC civil se puede conocer si un expediente está prestado, a la letra o a despacho; la intención es que en un futuro, los abogados puedan a través de su clave saber, por ejemplo, cuál es el último decreto que tiene ese expediente y cuáles son todos los decretos anteriores e incluso se aspira a que en algún momento las notificaciones sean electrónicas.

Paso a paso
El convenio de adhesión colaborativa, rubricado entre Abogados -por medio de su presidente Cristina Curtino-, y los vocales del TSJ Andruet y Mercedes Blanc de Arabel, detalla que el Alto Cuerpo –mediante la oficina pertinente– suministrará la clave personal “a cada abogado habilitado para el ejercicio profesional” y registrado en el padrón existente en el Poder Judicial, actualizado regularmente por el Colegio.

“Cuando venga a retirar la clave, el abogado va a tener que firmar un anexo donde tendrá que llenar un formulario que diga su nombre, número de matrícula y correo electrónico. Ahí va a tener una aclaración que indica que el formulario

Artículos destacados