Cómo se entrenan hoy los postulantes para una entrevista laboral

El acceso a las redes sociales e Internet les facilita la búsqueda de información a los candidatos antes de concurrir a una convocatoria por trabajo

Un relevamiento regional realizado por el portal de empleo Bumeran (Argentina, México, Perú, Brasil, Ecuador, Panamá y Venezuela) reveló el comportamiento de los postulantes antes de concurrir a una entrevista laboral.
En el caso de Argentina, con más de 13.000 participantes, casi 90% de quienes concurren a una entrevista laboral se informa previamente sobre la empresa que los convocó, y 49% practica respuestas antes del encuentro con el personal de recursos humanos.

“El mercado laboral sin dudas ha evolucionado junto con el acceso a la tecnología y las nuevas generaciones. Este acceso ágil a la información y el cambio de la mentalidad de las personas que buscan un propósito y desafíos alineados a sus valores han obligado a muchas organizaciones a repensar, afortunadamente, las experiencias en las instancias del reclutamiento. Las organizaciones son más conscientes de que la elección es mutua, por lo que se esfuerzan más en encontrar perfiles que se amoldan a su cultura”, señaló Gustavo Goldman, gerente de Recursos Humanos de Navent.
De los postulantes que participaron, 48% tiene entre 20 y 30 años; 28% entre 31 y 40; 12% entre 40 y 50, y el 12% restante tienen menos de 20 o más de 50.
En cuanto a las preguntas que se realizan en las entrevistas, 83% señaló que no les hicieron consultas que los incomodaran.
Pero el 17% que opinó lo contrario, detalló que en general predominaron las preguntas sobre la planificación familiar.
En la misma línea, 14% dijo que las preguntas incómodas fueron sobre política, 8% sobre orientación sexual, 5% sobre salud y 4,50% sobre religión.
Sobre las entrevistas grupales, del 58% que mencionó haberlas tenido 42% consideró que lo ayudó a reflexionar sobre el nivel propio y las maneras de pensar de los otros postulantes.
Más de 22% las consideró útiles, pero 11% las consideró incómodas, y 18,50% mencionó que fomentaron la competencia. “El respeto por la vida privada y el tiempo de las personas lo considero fundamental: una persona que participa de un proceso de entrevistas tiene expectativas y seguramente curiosidad, quienes reclutan alguna vez estuvieron del otro lado y deberían tenerlo siempre presente”, mencionó Goldman.

Idiomas
Nueve de cada 10 que participaron no habían tenido entrevistas en otro idioma, algo que suele ser bastante común en las empresas multinacionales o en puestos que requieren conocimientos, en general, de inglés.
Sin embargo, más de 69% dijo que podría tenerlas o manejarlas sin problema.
En la otra línea, 17% consideró que los incomodaban y más de 13% que les parecían innecesarias. “Las entrevistas más efectivas son las que crean un ambiente distendido para que la persona se sienta cómoda y pueda abrirse a conversar sobre su motivación, experiencias, que pueda expresar libremente sus ideas y realizar todas las preguntas que considere necesarias para tomar su decisión”, señaló Goldman.

A la hora de obtener una devolución sobre la entrevista, 82% mencionó que nunca le dieron ninguna opinión sobre su desempeño en ella y, en general, 53% señaló que el proceso de selección contó con dos o tres pasos para la elección final del candidato.
Mencionó que había recibido comentarios sobre sus entrevistas laborales 18%, y de ese mismo porcentaje, 90,5% consideró que fue positivo para otras entrevistas que tuvo en el futuro.
Asimismo, 48% señaló que nunca lo llamaron para avisarle que no había sido el candidato elegido, y 34% dijo que “rara vez”. “El feedback es muy importante para que la experiencia sea transparente, por lo que aliento a quienes estén de un lado u otro del escritorio a solicitarlo y/o brindarlo.
Nunca debemos olvidar desde las organizaciones que aquellas personas que no han sido seleccionadas en ese proceso son replicadoras de su experiencia en el mercado y hacen a la reputación de la compañía”, mencionó Gustavo Goldman.

Artículos destacados