Home  >   Opinión   >   La inconstitucionalidad del decreto 561/19 por violación del principio de legalidad

La inconstitucionalidad del decreto 561/19 por violación del principio de legalidad

Por Marcos González – Contador Público UNC. Especialista en Tributación UNC

Mediante el decreto 561/19 se encomendó a la AFIP que reduzca la base de las retenciones de los sujetos que obtengan las rentas mencionadas en los incisos a), b) y c) del artículo 79 de la Ley del impuesto a las Ganancias (LIG), en una suma equivalente al 20% de los importes de las deducciones contempladas en los incisos a) y c) del primer párrafo del art. 23 de la ley referida.
De este modo, el Poder Ejecutivo ha emitido un reglamento en una materia de la cual carece de competencia de conformidad a lo establecido en la Constitución. A diferencia del decreto 567/19, que fue dictado excediendo los límites cuantitativos fijados por la delegación legislativa, en este caso no existe siquiera una autorización previa por parte del Congreso para que el Presidente pudiese regular algún aspecto esencial del impuesto.

En el último párrafo de los considerandos del decreto, la competencia invocada surgiría de las facultades previstas en el art. 99, inc. 1, de la Carta Magna, de cuyo texto la doctrina ha extraído el origen de los denominados reglamentos autónomos.
Y si bien algunos autores niegan la existencia de esta facultad de dictar normas (1), para quienes aceptan la existencia de la denominada zona de reserva de la Administración, los reglamentos autónomos serían las normas generales que se dictan en el ámbito de materias correspondientes a aquella zona.
Así, estos reglamentos surgirían de las facultades inherentes a todo poder de establecer su propia organización interna, pero sin avanzar en cuanto a los derechos y garantías de los particulares (2).

Se trata de aquellas normas emanadas del Presidente, sobre materias no reguladas por la ley, siempre que se trate del ejercicio de facultades que no invadan la zona de reserva de ésta (3). En otras palabras, los reglamentos autónomos no pueden ser empleados para cualquier tipo de asunto, sino para aquellos que exclusivamente conciernen al ámbito del Poder Ejecutivo y su organización interna, de modo que aquel que se inmiscuya en la llamada “zona de reserva de ley” sería inconstitucional.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) tuvo oportunidad de expedirse respecto de la ratificación de reglamentos autónomos (por la ley Nº 24624), en el caso “Rubén Oscar Franco y Otros c/Ministerio de Defensa”, sentencia de fecha 19/08/99. Allí se afirmó: “Los decretos que en su origen se hallan viciados de inconstitucionalidad por haber sido dictados por el Poder Ejecutivo con exceso de sus facultades reglamentarias no son susceptibles de purga o subsanación mediante la ratificación parlamentaria posterior. Ello es así porque la Constitución Nacional impide a ese poder ejercer funciones legislativas sin contar con base legal previa y suficiente, y la oportuna observancia de tal requisito no depende de la gracia del Congreso. Por expresa previsión constitucional, solo en el excepcionalísimo supuesto de los decretos de necesidad y urgencia la ratificación ulterior podría tener la virtualidad convalidatoria que, impropiamente, se pretende extender al caso” (4).

De esos fallos se extrae como doctrina que la Administración solamente podría emitir normas cuando existe una delegación del Congreso o en un caso excepcional de necesidad y urgencia. Claro que, por expresa prohibición constitucional, mediante los DNU no puede regularse la materia tributaria.
Ahora bien, esta prohibición expresa tampoco habilita a que el Poder Ejecutivo dicte un reglamento autónomo cuyos efectos modifiquen la legislación impositiva. Como se explicó, este tipo de decretos tienen vedada toda injerencia en materias reservadas exclusivamente al legislador por el constituyente.
La alegada “magnitud de los acontecimientos económico financieros que afronta el país” es expresada de un modo genérico, sin que se expliquen cuáles serían esos acontecimientos. Conforme lo dicho por la CSJN en la causa “Cooperativa de Trabajo Fast Limitada” en sentencia de fecha 01/09/03: “(…) la mera referencia a una situación de urgencia que habría determinado la ‘imperiosa’ necesidad de sancionar el decreto en cuestión, constituye una afirmación dogmática e insuficiente como tal para justificar por sí la excepcional actividad de emitir disposiciones de carácter legislativo en los términos del art. 99, inc. 3 º, de la Constitución Nacional”.
Sumado a esto, en el quinto considerando del decreto, el Presidente expresa que someterá a consideración del Poder Legislativo un proyecto de ley “con el objeto de que no sean alcanzados por el gravamen los ingresos que no hayan sufrido retención en razón de la medida que se propicia”, reconociendo de este modo lo evidente: que la competencia para legislar cuestiones en la materia tributaria es del Congreso.

Notas:
1) Entre ellos: Fiorini, Bartolomé (1995). Derecho Administrativo, Buenos Aires: Abeledo-Perrot, p. 296 y sigs. y Gordillo, Agustín (1998). Tratado de Derecho Administrativo, Buenos Aires: Fundación de Derecho Administrativo, T. I, Vll-61.
2) Gauna, Juan Octavio (2002), Acto administrativo y reglamento, Buenos Aires: Ediciones RAP, p. 625 y ss.
3) Comadira, Julio Rodolfo y Escola, Héctor José (2012). Curso de Derecho Administrativo, Buenos Aires: Abeledo Perrot. Tomo I, Capítulo II.
4) Esta doctrina se reiteró en el caso “Lalia” (326:928) del año 2003, y en “D’Amore” (329: 584) del año 2006.

Artículos destacados

  • Extinción del vínculo por jubilación: ¿se debe pagar indemnización? 19 noviembre, 2015 La Comisión de Estudio Laboral y de la Seguridad...
  • “La reforma previsional trajo limitaciones al acceso a moratorias” 3 mayo, 2018 Las modificaciones no comenzaron -ni se agotaron- en diciembre...
  • Ingresos Brutos: regímenes de retención, percepción y recaudación 6 febrero, 2015 En la provincia de Córdoba, con relación al impuesto...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *