Home  >   Opinión   >   Economía en modo “ventilado”

Economía en modo “ventilado”

 Por José María Rinaldi (*)

El knockout de los resultados electorales de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), y la posterior “corrida autoinfligida” por el Gobierno y el efecto perverso que provocó la utilización política de la devaluación, generó un gran susto en los cuadros económicos del Gobierno. “El miedo no es sonso”, dice el dicho, pero aquí parece haber contradicho el conocimiento popular.
A partir de allí, y del arrepentimiento de la torpeza cometida el día lunes pos PASO, el Gobierno utilizó una sobreproducción de medidas de política fiscal de dudosa orientación heterodoxa con el fin de comenzar a recuperar los votos perdidos. Sabido es que un ortodoxo arrepentido hace pésima heterodoxia.

Las medidas consistieron en un aumento de 20% del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para todo 2019, reducción en $2.000 de aportes personales por dos meses, bono de empleados públicos por única vez de $5.000, bonificación del componente impositivo del monotributo por un mes, aumento de 40% para beneficiarios del ProgresAr y un bono de $2.000 para beneficiarios de la asignación universal por hijo a pagar en dos meses. Se estima que el costo fiscal de este paquete de medidas representará 0,3% del Producto Bruto Interno (PBI), lo que viola los límites impuestos por el FMI a la tolerancia fiscal y contradice los dichos del nuevo ministro de Hacienda sobre respetar fielmente los acuerdos con dicho organismo.
Pero, más allá de las conjeturas respecto a si las medidas son un paliativo a los efectos en el poder adquisitivo de los sectores más vulnerables o simplemente medidas electoralistas, un reciente análisis del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala sostiene: “Casi 90% del paquete fiscal se destina a la clase media y alta”, lo cual nos lleva fatal y necesariamente a inclinarnos por la segunda hipótesis.

A todo ello se agrega la eliminación del IVA a productos esenciales que gozaban de alícuota reducida del 10,50%. Esta medida, si se la concibe para disminuir el costo de la canasta alimentaria básica, es de dudosa efectividad en virtud de que sólo podría llegar a morigerar el traslado a precio de la devaluación (nosotros exportamos lo que comemos); se aplica sólo en la última etapa de comercialización (minorista) con lo cual en el resto de la cadena tiene “efecto precio”, además de que ante la existencia de sectores dominantes en los que deberían aplicarla, en lugar de reducir el precio se convierten en una mejora de la apropiación de beneficios, sin considerar que existe una gran cantidad de operaciones “en negro”.

Con la asunción y posterior discurso del nuevo ministro de Hacienda, quedamos a la espera de medidas concretas que lleven alivio sustentable a la población más desprotegida y que eviten el desgarramiento del tejido social. Sin embargo, nuevamente, asistimos al insistente “es por acá” (i), volviendo a las bandas cambiarias del dólar, déficit cero (por vía de las privatizaciones de las energéticas), respetar fielmente el acuerdo con el fondo, seguir esterilizando dinero con siderales tasas de interés, etcétera, todo ello con el único objetivo de mantener estable el tipo de cambio.
La historia reciente, respecto a la efectividad de la sobreproducción de instrumentos monetarios para controlar la estabilidad bancaria, ha demostrado su total fracaso. Es por ello que, este paquete de medidas es de dudosa efectividad y representa sólo lo que en la jerga médica se llama “una asistencia respiratoria mecánica” o bien que el paciente está “ventilado”.Nota: Ver “No es por acá”. Suplemento Factor II Época, N° 343, marzo de 2019.

Artículos destacados

  • Extinción del vínculo por jubilación: ¿se debe pagar indemnización? 19 noviembre, 2015 La Comisión de Estudio Laboral y de la Seguridad...
  • Ingresos Brutos: regímenes de retención, percepción y recaudación 6 febrero, 2015 En la provincia de Córdoba, con relación al impuesto...
  • “La reforma previsional trajo limitaciones al acceso a moratorias” 3 mayo, 2018 Las modificaciones no comenzaron -ni se agotaron- en diciembre...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *