Comercio exterior

Fútbol y exportación de talentos, un rubro especial del comercio de intangibles

Países con mercados poco desarrollados, como los sudamericanos, son exportadores netos de jugadores; en tanto, Inglaterra, España o Italia, entre otros, no sólo son importadoras sino que también venden al exterior los derechos de televisación de los partidos, entre otros ítemes

“La fiebre por el próximo Mundial de Fútbol Qatar 2022 que se desarrollará en noviembre, está entrando en su punto máximo de ebullición. A raíz de esto, nos pusimos a pensar en la otra cara de este deporte, muy pocas veces considerada, relacionada directamente con el comercio global, concretamente con el comercio internacional de intangibles, es decir servicios y propiedad intelectual”, señaló a Factor (Suplemento de Comercio y Justicia) Gustavo Fadda, magister, especialista en comercio exterior y docente universitario. 

Según el profesional un costado especial en el comercio global de intangibles lo constituye la exportación de talentos relacionados con los jugadores de fútbol. Este deporte, con el correr de los años, ha eliminado las barreras y fronteras, volviéndose común que los principales equipos o teams internacionales recluten y fichen jugadores de todo el planeta. Se destacan algunas nacionalidades que abarcan un porcentaje mayor de las plazas extranjeras de todos los equipos del mundo.

¿Cuáles han sido los orígenes del comercio internacional en materia futbolística?

Si bien han existido transferencias internacionales desde hace mucho tiempo, la naturaleza del comercio dio un vuelco crucial en diciembre de 1995, cuando la Corte Europea de Justicia dictaminó en el famoso caso “Bosman”, extendiendo en lo concerniente al deporte, la validez del Tratado de Roma de 1957, piedra fundacional de lo que hoy es la Unión Europea, bloque comercial más famoso y antiguo del mundo. 

Más precisamente, el 1 de enero de 1993, el bloque se consolida como un Mercado Común, un estadio dentro del proceso de integración regional que prevé la libre movilidad de todos los factores productivos, no solamente bienes y servicios sino también capitales y mano de obra.

En cuanto a bienes y servicios, se eliminan las barreras arancelarias y paraarancelarias al comercio entre los países socios y, en tanto a capitales, comprende el desembarco de empresas en cualquiera de los países miembros sin ninguna restricción en cuanto a la obligatoriedad de hacerlo con un socio o partner local ni menos tener obligatoriedad de integrar un determinado porcentaje de capitales nacionales, o bien obligado a contratar una nómina específica de trabajadores nativos.

Con respecto a la mano de obra, se refiere a la posibilidad que tiene cualquier ciudadano europeo de circular libremente, radicarse en cualquier país socio sin necesidad de tener una radicación definitiva ni un contrato de trabajo ni menos una visa para el ingreso.

Unite a nuestra COMUNIDADSuscribite a Comercio y Justicia Comercio y Justicia
Suscribite ahora por $1008 x mes


¿Qué efectos tuvo el fallo Bosman?

Lo que hace el fallo de la citada corte de justicia es dejar de lado e invalidar las restricciones hasta entonces vigentes respecto al número máximo de extranjeros que los clubes podían fichar por temporada, lo que dio lugar a “la emergencia o nacimiento de un mercado único de jugadores de fútbol”. 

Además, la mencionada corte dictaminó que aquellos jugadores cuyo contrato había vencido pasaban a ser dueños de su pase, con lo que eso implicaba por aquellos tiempos a la hora de entender las transferencias.

A partir de ese momento, todos los futbolistas de la Unión Europea dejaron de ocupar plazas extranjeras en las ligas de la UEFA. Esto, a su vez, significó una ampliación de cupos para jugadores de América, África y Oceanía.

Los jugadores latinoamericanos y africanos con pasaporte europeo también se vieron beneficiados por esta medida, ya que dejaron de ocupar plazas extracomunitarias en sus equipos de Europa. Desde ese momento, la exportación de futbolistas en casi todo el mundo se intensificó.

En este contexto, países con mercados poco desarrollados (Argentina, por ejemplo) son exportadores netos de jugadores, mientras que los países de mercados grandes (Inglaterra, España, Italia) no sólo son importadores netos, sino que a su vez exportan por ejemplo, los derechos de televisación de los partidos que en ellos se juegan, las franquicias de las tiendas oficiales o de sus escuelas de futbol, merchandising, entre otros productos generados de modo indirecto, con lo cual estamos hablando de comercio internacional de intangibles en su estado puro.

¿Cómo se contabilizan por parte de los clubes los pases de los jugadores de fútbol?

Si bien los clubes cuentan con distintas unidades de negocios que le aseguran importantes ingresos, tales como los provenientes de sus entradas vendidas, de sus escuelas, de sus tiendas oficiales, por publicidad, auspicios, sponsors, etcétera, la principal línea de negocio proviene de la compra y venta de jugadores.

Es necesario comprender que los jugadores representan una inversión para los dueños de los clubes, debiéndose registrar como tal en la contabilidad de la empresa. 

En realidad, lo que se registra contablemente es el talento que tienen los futbolistas para poder practicar ese deporte, resultando éste un activo intangible, ya que no tiene cuerpo físico ni se puede tocar ni ver. Todo este talento se lo conoce como derecho federativo, en el cual, por medio de un contrato, se estipulan precios, condiciones, fechas, ingresos, sueldos, patrocinios, entre otras cosas y dependiendo de cada dueño del club.

Estamos en condiciones de afirmar que los derechos federativos de un jugador se deben registrar como activos intangibles.

Cuentas internacionales

Según Fadda, en las registraciones estadísticas de cada país, los activos intangibles correspondiente a los pases internacionales por los servicios de los jugadores de fútbol, se contabilizan en el balance de pagos, cuenta corriente, balanza de servicios, concretamente como una exportación de servicios, correspondiendo a la categoría de activos no financieros no producidos. 

¿Qué países exportan más jugadores?

La edición 380ª del Observatorio de Fútbol CIES , en su reporte anual, informa que Argentina es el tercer país con más futbolistas en ligas extranjeras, con un total de 815, y con Chile como primer destino.

Primero, y con una importante diferencia, se ubica Brasil, con 1.219 jugadores, teniendo a Portugal como lugar final en primer orden, y segundo Francia con 978 y como primeras plazas Luxemburgo y Bélgica, sin olvidar la importante presencia en la Premier League entre otras. Completan el top 10 de este particular ranking Inglaterra en 4° lugar con 525 jugadores y como destinos principales Escocia y Gales, Alemania con 441 y siendo Turquía el país de mayor acogida, sigue 6° Colombia con 425 y con México como el más importante mercado, luego se ubica 7° España con 409 y como lugar sobresaliente Inglaterra. Cierran el podio, en los puestos 8, 9 y 10, Croacia con 400, Serbia con 379 y Países Bajos con 367 jugadores respectivamente

Finalmente no podemos dejar de mencionar y destacar el caso de Uruguay, con 340 jugadores ocupando el puesto 11 en el ranking global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *