Home  >   Informacion general   >   La zona sur,“un mosaico de conflictos”

La zona sur,“un mosaico de conflictos”

Ese sector se expande principalmente en forma dispersa y con baja densidad poblacional, situación promovida mayormente por el desarrollo de urbanizaciones residenciales cerradas o privadas en áreas originalmente dedicadas a la producción agrícola. Este fenómeno implica la reducción de la superficie del “cinturón verde”, dedicado a la explotación frutihortícola, y conlleva un incremento de los costos para extender la infraestructura de servicios urbanos. Investigadores cordobeses proponen trabajar en una planificación participativa en la que intervengan empresarios, sindicatos y universidades, junto con el Estado.

Un grupo de investigadores del Departamento de Geografía de la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC) trazó un diagnóstico sobre la zona sur de la ciudad de Córdoba, en el que analizaron la trama de los conflictos territoriales emergentes.

El trabajo revela que, mientras en el período de la posconvertibilidad la mayor parte de los indicadores económicos evidenció un crecimiento en términos cuantitativos –disminución del desempleo y pobreza, así como aumento del PBI–, esas mejoras no se visualizan con la misma intensidad en términos cualitativos en el territorio.

Los autores eligieron esa porción del ejido municipal tras un relevamiento de lo publicado en los medios masivos de comunicación durante las últimas dos décadas, el análisis de fuentes estadísticas, documentales y entrevistas a agentes del área. Así lograron identificar el área como una zona donde se superponen temporal y espacialmente distintos usos, con una importante variedad de conflictos.

Justamente Luciana Buffalo, directora del grupo de investigación, define a la zona sur como un “mosaico de conflictos”.

Las lógicas del crecimiento
La consolidación de la zona sur de la ciudad ocurrió en los años 50. La instalación de las automotrices Fiat e IKA fue determinante para el surgimiento de nuevos barrios y el crecimiento de los ya existentes. Pero a partir de la década de 90 la extensión de la planta urbana en ese ámbito se produjo bajo dos lógicas espaciales: una continua y otra discontinua.

La primera fue protagonizada principalmente por sectores obrero-populares que ocuparon áreas intersticiales remanentes. La segunda, en tanto, se configuró con la construcción –en el antiguo parcelado agrícola– de barrios cerrados o countries, loteos rurales, barrios ciudad ejecutados por el Estado y loteos fraudulentos en manos de agentes privados. “Ambos procesos dan lugar a una configuración territorial fragmentada”, explica Buffalo.

La investigación permitió reconocer que en la zona existe una acentuada tendencia a expandirse territorialmente a baja densidad y en forma dispersa. “Esta tendencia es producto de diversos factores, entre los cuales ha incidido notablemente el fenómeno de las urbanizaciones residenciales especiales, conocidas como barrios cerrados y la aparición de loteos rurales, lo cual es sustentado por un marco normativo que legitima esta lógica espacial”, puntualiza Buffalo.

En ese contexto, afloran problemas de equipamiento, transporte, congestión de tránsito y desarticulación territorial, aunados al elevado costo que implica extender la infraestructura de servicios urbanos.
De todos modos, uno de los conflictos más complejos para los especialistas está asociado al avance de las actividades residenciales sobre el “cinturón verde” de la ciudad, como se conoce la zona de la periferia destinada a la producción frutihortícola, especialmente de papa.

Según la investigación, en la última década la cantidad de hectáreas productivas ha ido disminuyendo por el avance de los desarrollistas que compran terrenos para construir barrios privados. Citando datos de la filial local de la Federación Agraria Argentina, los investigadores señalan que hace 15 años existían 12 mil hectáreas destinadas a la producción en el cinturón verde, y hoy apenas suman 4.500, de las cuales solamente 1.500 están en la zona sur.

El trabajo concluye que los conflictos territoriales en ese ámbito revelan prácticas de agentes que orientan y promueven el uso del suelo urbano hacia determinadas actividades. “Ese proceso iniciado en la década de los 90 continúa en la posconvertibilidad y se materializa con normativas del Estado, dando lugar a una configuración territorial desarticulada cada vez más compleja”, señalan los autores.

Todo ello implica mayores costos para dar respuestas a la demanda de la población, una resignificación del tiempo en las actividades cotidianas por las distancias y dificultades de acceso, competencia por el uso del suelo, incremento de su valor y desplazamiento de actividades tradicionales. “El Estado, como agente regulador, es partícipe del modo de producir la ciudad, y por acción u omisión ha permitido –a través de las lógicas espaciales de continuidad y discontinuidad– que la ciudad sea cada vez más privada y cada vez más alejada de la ciudadanía”, subrayan.

Propuesta
Como una alternativa posible para mejorar y comenzar a revertir estos procesos de fragmentación urbana, Buffalo propone un reordenamiento del territorio con planificación participativa de la ciudad, en la que se contemplen, por ejemplo, las cámaras empresariales, los sindicatos y las universidades.

“Los problemas han avanzado más rápidamente que las reacciones de los agentes que conforman la sociedad. Hasta tanto no escapemos del esquema rígido de planificación hacia adentro, las soluciones van a seguir siendo sectoriales, individuales y desarticuladas entre sí. Hace falta unificar criterios, pensar la ciudad de una forma más integral a largo plazo, no como proyectos aislados que se superponen. Porque a la ciudad no la hace solamente el Estado, a la ciudad la hacemos todos”, plantea Buffalo n

Artículos destacados

  • Un sistema rápido y económico para construir una vivienda 29 abril, 2014 Steel Frame se aplica en todo el mundo. Una...
  • Construir en seco, una alternativa eficiente 30 agosto, 2013 Se trata de un sistema constructivo amigable con el...
  • Viviendas al natural 28 julio, 2014 Córdoba, Rolando Ipérico, un arquitecto local, está al...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *