Diseño

Kids office: tres ideas para crear un sector de estudio para niños

La vuelta a la rutina después de lo que dejó 2020-2021, se aproxima. El inicio de clases trae desafíos no sólo para los chicos sino también para los adultos e incluso para el hogar

Así como el trabajo en formato híbrido parece que primará en el pos 2020, los espacios destinados al estudio también serán parte de la rutina de los pequeños. Consecuentemente, para favorecer su aprendizaje y ayudarlos a hacer de este proceso en casa un momento inspirador y productivo, será preciso repensar el lugar destinado a estudiar.

En este contexto, el kids office (oficina de niños) es la nueva forma de nombrar este lugar que será primordial para ayudarlos a concentrarse y facilitar sus tareas.

Crearlo es fácil pero requiere de una cuota de planificación y creatividad para hacer del lugar un rincón realmente eficiente e inspirador.

Con tan sólo color, ingenio y planificación se puede transformar un espacio en una oficina de niños ideal para facilitar el aprendizaje de éstos.

En este marco, Alba, marca de pintura para hogar y obra, del grupo AkzoNobel, acerca una serie de recomendaciones para hacerlo:

  1. Espacios claramente definidos. Delimitar el lugar destinado a las tareas escolares facilita la concentración y los resultados. Involucrar a los niños en el proceso puede incluso hacerlos sentir más seguros y a gusto al momento de estudiar. La pintura es el recurso más simple y fácil de utilizar para alcanzar el objetivo. Ya sea a partir de figuras geométricas o bien tonos de diferentes intensidades a los del resto del ambiente, pueden generar esos límites que necesitamos. En cualquier caso, es conveniente tener en cuenta los revestimientos y colores que ya existen en el ambiente, para que la nueva zona no interfiera visualmente sino que sea un aporte al espacio.

2. Pocos metros, grandes ideas. Estantes, estantes y más estantes flotantes, que puedan incluso convertirse en escritorios. Nos aportan liviandad visual y nos permiten combinar elementos de estudio con algunos de intereses personales, de forma tal que el niño se sienta feliz y motivado en el entorno. Aquí el rol del color puede ser crucial, desde un monocromo (pintar estantes y pared del mismo tono, para integrar completamente los elementos), hasta una división con líneas horizontales que acentúen el protagonismo de los estantes, incorporándolos al ambiente como parte del estilo decorativo pero sumando sensaciones positivas en términos de concentración y calma para realizar tareas que las requieran.

3. Luz, luz y más luz. La necesitamos. Está comprobado por numerosos estudios que la iluminación interfiere directamente en el resultado tanto del estudio como del trabajo. Por ello es fundamental seleccionar colores que aporten a este cometido. ¿Qué significa? Seleccionar una paleta que agregue luz al espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *