Asesor Inmobiliario

Nueve consejos para elegir una propiedad

Mudarse puede ser una tarea más difícil de lo que uno se imagina. Por tal motivo, en esta nota se explican cuáles son los detalles que hay que mirar para hacer una elección correcta y dar con la vivienda ideal.

Durante el último año, fueron muchas las personas que buscaron un nuevo hogar en pos de estar más cómodas en sus largos días de teletrabajo. Sin embargo, éste no es el único motivo por el cual mudarse se convierte en una opción.

Algunos lo hacen por gusto, como dar el primer paso fuera de la casa de sus padres o en miras de conseguir una mejor ubicación o espacios más amplios. Otros por necesidad, como aquellas familias que se agrandan o porque simplemente no encuentran su casa ideal.

Sin embargo, elegir dónde pasar al menos los siguientes años de la vida es una decisión sumamente importante, tanto desde lo económico como desde lo emocional. En este marco, la plataforma inmobiliaria Mudafy recomienda una serie de cuestiones que nadie debería dejar pasar a la hora de evaluar una propiedad:

1- Agua: presión y temperatura

Es indispensable asegurarse de que esté funcionando el sistema de calentamiento del agua, y después que lo haga en un tiempo razonable, para evitar malestares y gastos económicos. Para esto se deben chequear las canillas de los baños, la cocina y la ducha.

  1. El sol

Es importante tener en cuenta las orientaciones: sur, este, oeste, norte. Esto significa hacia qué lugar “mira” el balcón, la fachada o las habitaciones y, por lo tanto, cómo les da el sol durante el día. Las orientaciones al este reciben más sol por la mañana, las oeste por la tarde y las norte son más luminosas que las que dan al sur -aunque esto también varía en cada estación del año-. Lo recomendable siempre es visitar la propiedad un día por la mañana y otro por la tarde para ver cuánta luz natural tiene realmente, ya que pueden influir otros factores como los edificios construidos -o en construcción- alrededor y la altura del piso, en el caso de los departamentos. Este punto es importante no sólo por una cuestión estética sino porque también ayudará a ahorrar en las boletas de luz.

  1. La calidad de la construcción

Puede ser difícil para los inexpertos, sin embargo golpear las paredes lo suficiente como para que emitan un ruido puede ayudar a darse cuenta si éstas son, o no, huecas, y por lo tanto comprobar la calidad del material. Otro detalle a tener en cuenta es la grifería. Es importante que las canillas se mantengan firmes al tocarlas y que no den la sensación de muy frágiles.

  1. Distribución de ambientes

Es muy importante analizar la ubicación de cada ambiente en relación con los otros espacios internos y con los del vecino para evitar ruidos molestos o, simplemente, aquellos que no se quieran soportar.

  1. Sistemas de calefacción y refrigeración

Si se encuentran ya instalados se consideran un gran paso para ahorrar un gasto que puede llegar a ser bastante alto. Hoy existen varias alternativas tanto para el frío como para el calor, que ya vienen instaladas en la construcción original o que las incluyó un propietario anterior. Algunas posibilidades son: aire acondicionado centralizado (cuando ya está en la propiedad, ahorra gastos en instalación y aparatos, caros; la desventaja es que muchas veces no se puede sectorizar y si la propiedad es grande puede generar un costo mensual alto el hecho de climatizarla entera cada vez); y/o acondicionadores de aire split (una de las instalaciones más habituales y los aparatos en sí pueden entrar en la negociación de la compra o el alquiler; una ventaja es que permiten orientar el aire a un solo ambiente y suelen ser más silenciosos; una contra: los aparatos en general se compran por separado, no son económicos y demandan un mantenimiento más frecuente que los centralizados); o losa radiante (éste es un método de calefacción muy utilizado en edificios, cuya clave para que sea agradable es poder regular la temperatura individualmente, ya que en algunos casos se maneja de manera centralizada para todo el edificio y la experiencia puede ser incómoda).

6-Cada cosa en su lugar

Es importante tener en cuenta todos los objetos que uno tiene (ropa, vajilla, documentos, comida) y los espacios de guardado disponibles para ellos. Si éstos son suficientes, la situación es ideal. Si aparecen dudas, se puede pensar como una oportunidad para hacer una buena limpieza de lo que ya no se usa. Pero si la respuesta es un «no» rotundo, la sugerencia es la siguiente: recalcular. Se puede evaluar también la posibilidad de reutilizar algunos recovecos o lugares desaprovechados de la propiedad como espacios de guardado, pero esto puede contribuir a que empiecen a subir los gastos.

  1. Ojos a la obra

Es indispensable prestar atención a las obras en construcción y los terrenos próximos a edificarse que se encuentran alrededor de la propiedad. Éstos pueden influir en la decisión de dos maneras: por el impacto en la luminosidad de la propiedad y por los ruidos del trabajo de obra.

  1. ¿Qué pasa en el barrio?

Es ideal recorrer la zona en distintos momentos: en horas pico, en fines de semana y por la noche. Es importante considerar: tránsito, iluminación, lugar para estacionar, mercados, farmacias, almacenes, zonas verdes, estaciones de bicicleta, paradas de colectivos, estado general de las calles y, por qué no, qué tan lejos se encuentran los amigos, la familia y hasta los lugares favoritos de la ciudad.

  1. Hablar con los que más saben

No hay nada ni nadie que pueda dar mejor información que los propios vecinos. Una buena opción será tocarles el timbre. Con un poco de suerte, accederán a responder un par de preguntas básicas sobre el barrio y la convivencia entre ellos.

“Encontrar la casa ideal puede no ser una tarea fácil, sin embargo, con un par de cuestiones en la agenda, uno puede acercarse al lugar que probablemente sea el más indicado para pasar los próximos años de su vida”, indicó Lucas Díaz, COO de Mudafy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *