Home  >   Arquitectura   >   “Todas las mujeres trabajamos para conseguir espacios para otras mujeres”

“Todas las mujeres trabajamos para conseguir espacios para otras mujeres”

En el Mes de la Mujer, El Inversor y la Construcción entrevista a referentes del sector. La decana  de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño (FAUD) de la UNC,  Mariela  Alejandra  Marchisio, reconoce que en el ámbito académico hay mayor equidad de género que en la profesión.

  Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

Cada 8 de marzo se conmemora la lucha de la mujer por su participación -en pie de igualdad con el hombre- en la sociedad y en los espacios de desarrollo individual y Profesional
En honor al Día Internacional de la Mujer Trabajadora, El Inversor y la Construcción seleccionó una serie de mujeres referentes del sector de la arquitectura, la construcción y el desarrollismo, que relatan sus conquistas, procesos y reivindican su lugar en la comunidad.
Mariela Alejandra Marchisio es la actual decana de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Nacida en San Francisco, Córdoba, la arquitecta, quien también es docente e investigadora, dialogó con El Inversor y la Construcción.

– ¿Podría contar un poco tu historia como mujer en la profesión y tu actual responsabilidad?

-Mi historia es simple: vengo del interior y desde antes de recibirme he trabajado en cuestiones relacionadas con la profesión. Luego de recibida he desarrollado en paralelo el trabajo en obras, proyectos, dirección y administración junto a la tarea de docencia e investigación, en las que actualmente estoy más concentrada.

– ¿Había imaginado años atrás que ingresaría a un sector históricamente liderado por hombres? ¿Cómo ha sido el trayecto y cuál fue el disparador inicial?
-Nunca me lo planteé, seguramente mi disparador fue mi propia familia, siempre se trabajó a la par sin distinción de géneros. En realidad, el sueño cumplido fue ser profesional y haber podido seguir estudiando, eso no me lo había imaginado. El resto se fue dando solo. En relación con el tema de liderazgos, creo que cuando entré al mundo de la profesión y la academia (que fue en paralelo) ya se estaban debatiendo estas problemáticas, por lo que no he vivido tan directamente la cuestión de la discriminación, salvo en momentos muy puntuales. Por otro lado, siempre he trabajado en espacios en donde había mujeres asociadas o encabezando los equipos, tanto cuando he sido dibujante en estudios como luego ya egresada, por lo que he estado en contacto con colegas mujeres desde el inicio. Tal vez ha sido suerte o casualidad, pero ése fue mi trayecto hasta hoy.

-¿Cree que en su carrera profesional la cuestión de género ha incidido?
-Supongo que la cuestión de géneros se nota en todas las áreas de trabajo y profesiones. En el mundo de la academia creo que hay más equidad de géneros que en la profesión. En mi caso, soy arquitecta y si bien hace muchos años que hay arquitectas en el medio, debo reconocer que hoy ya estamos más asumidas, pero hace unos años se notaba claramente la diferenciación de géneros. Al menos en mi caso, actualmente, cuando me desempeño en mi profesión, no tengo problemas ni con los comitentes ni con las personas que dirijo en obras, pero estimo que aún debe quedar alguna sombra pues nuestro rubro ha sido desarrollado mayoritariamente por hombres. De todas maneras, año a año se va haciendo más equitativo también en la profesión.

-¿Hay avances, entonces?
Como decía antes, en la tarea académica y de investigación no he notado distinción de géneros a la hora de las valoraciones de aportes, opiniones o conocimientos, al menos desde que entré al mundo de la academia en los años 90. Creo que cualquier acción que mitigue procesos de exclusión es positiva, por ello considero que la evolución en nuestro campo fue positiva, aunque lenta.

– ¿Cómo se vincula esto con respecto a los ingresos, salarios, licencias?
– No he tenido esos inconvenientes en mi caso particular pero sé que en muchos espacios las mujeres tenemos menos salarios y espacios que los hombres.

-¿Qué impronta deja la mujer en el sector de la construcción, en el área de desarrollismo, en la arquitectura? ¿Cuál es su gran diferencial?
-No es fácil para mí imaginar el mundo de mi profesión sin mujeres. Nuestra presencia en el campo del desarrollo, de la empresa relacionada al mundo de la construcción y la dirección de obra trajo aparejado un proceso de integración y necesario trabajo en equipo. Así como también, algunas modificaciones en ese mundo de relaciones, más basadas en el respeto y el trato; se han modificado comportamientos especialmente en las obras.

– En relación con el liderazgo, ¿considera que el femenino tiene algún diferencial con el masculino? ¿Cuál ha sido su propia experiencia?
-Me resulta difícil contestar esta pregunta; he trabajado con pocos líderes varones y en general no he tenido inconvenientes. He trabajado mucho con mujeres tanto en el ámbito de la arquitectura, cuando era dibujante, como en el ámbito académico y de la gestión.

– Que haya más líderes mujeres en el sector que varones ¿puede ser una muestra?
– No, supongo que es casual porque siempre que se mirá la profesión -o la revista del Colegio de Arquitectos nomás- siempre hay más hombres que mujeres. Pero a mí, no sé si por casualidad o por causalidad, terminé siempre trabajando con mujeres.

-Las profesiones se han feminizado, hay más estudiantes mujeres que varones en la universidad. ¿Cómo se vive esto una vez que se transita al plano laboral? ¿Qué aspectos cree que todavía se deben conquistar en el espacio de la carrera profesional y en el campo laboral propiamente dicho de la profesión?
-Es una construcción que debe continuar, creo que el desafío es reinstalar el respeto y la convivencia entre las personas al margen del género.

¿Quién es su referente mujer en la vida? ¿Y alguna que pertenezca al sector en donde se desarrolla?
– La arquitecta Berta de la Rúa fue una persona muy respetada por mí en la facultad. Todas las mujeres son mis referentes.

– ¿Está interesada en que se sumen más mujeres a este ámbito? ¿Por qué? ¿Está trabajando para conseguirlo?
-Trabajo por las vocaciones de las personas. Creo que las mujeres podemos desarrollarnos en este ámbito y en cualquier otro y entiendo que todas las mujeres trabajamos para conseguir espacios para otras mujeres. En la UNC, la Oficina de Género está trabajando muy fuertemente en programas y capacitaciones, nos asesoran constantemente, nos ayudan a generar programas y a visualizar mejor los problemas. En síntesis, hemos logrado armar un trabajo colaborativo que nos ayuda mucho hacia dentro de cada unidad académica. Aunque quede mucho por hacer, creo que vamos avanzando.

-Algo puntual: ¿cuál cree Ud. que ha sido uno de sus principales aportes en el área en que se desarrolla, desde su mirada femenina?
– Creo que en este rol que me toca desempeñar en este momento la tarea es ser facilitadora y mediadora. Facilitadora en el sentido de dar solución a los problemas que aparecen, escuchar a todos y conciliar las necesidades de todos.

Las estadísticas
En la FAUD, 60% del alumnado es mujer, al igual que en la carrera de Diseño Industrial y en los posgrados.
El porcentual de egresados en colaciones de grados de todas las carreras es 60% mujeres y 40% hombres, según indicó la decana.
Algo parecido sucede en la Universidad de Buenos Aires, FADU, donde el porcentaje femenino supera 60%. Por su parte, 45% de los cargos docentes corresponden a mujeres, según un informe del Departamento de Administración de la Enseñanza de la FADU, aunque en la cátedra de Diseño, troncal de la carrera, no hay profesoras titulares mujeres.

“El mayor aporte de la mujer en el sector de la construcción y de la arquitectura es la capacidad de desarrollar trabajos en equipo y la habilidad de generar consensos. En este rol que me toca desempeñar mi tarea es ser facilitadora y mediadora, trato de dar solución a los problemas que aparecen, escuchar a todos y conciliar las necesidades de todos”.

“La Oficina de Género de la UNC está trabajando muy fuertemente en programas y capacitaciones que nos ayudan a visualizar mejor los problemas. Hemos logrado armar un
trabajo colaborativo y, aunque quede mucho por hacer, creo que vamos avanzando”.

Artículos destacados

  • Un sistema rápido y económico para construir una vivienda 29 abril, 2014 Steel Frame se aplica en todo el mundo. Una...
  • Construir en seco, una alternativa eficiente 30 agosto, 2013 Se trata de un sistema constructivo amigable con el...
  • Viviendas al natural 28 julio, 2014 Córdoba, Rolando Ipérico, un arquitecto local, está al...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *