Vuelcan al consumo $15 mil millones; Cristina pidió evitar impacto en precios

La Asignación Universal por Hijo subirá 40% y las familiares, hasta 35%. El alza  beneficia a 7,9 millones de personas. La jefa de Estado arengó a los empresarios a no trasladar la mayor demanda a los precios y recordó la alta capacidad ociosa de la industria.

El aumento de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y de las asignaciones familiares en hasta 40 por ciento desde junio, generará un movimiento extra de 15 mil millones de pesos para el segundo semestre del año, recurso que, en función de experiencias anteriores, se volcará casi íntegramente al consumo.

En ese marco, la presidenta Cristina Fernández alertó a los empresarios sobre posibles aumentos de precios a partir de la mayor demanda que se debería generar por el anuncio y recordó la importante capacidad ociosa de la industrial.

En tanto, la medida fue ponderada por industriales y comerciantes cordobeses consultados por Comercio y Justicia, quienes -no obstante- replicaron a la Presidenta con respecto a las subas de precios.

En un acto desarrollado en el Salón de las Mujeres Argentinas en la Casa de Gobierno, Cristina Fernández anunció ayer un aumento de 40% en la AUH, así como incrementos para asignaciones familiares de trabajadores registrados y un plan de viviendas “récord” para la ciudad de Buenos Aires en el marco del plan ProCreAr. La jefa de Estado señaló que en los próximos doce meses la erogación total por las asignaciones se elevará a 55.808,5 millones de pesos, lo que representará un incremento de $15.630,7 millones, que se volcarán al consumo.

Cristina dedicó un tramo importante de su discurso a pedirles a los empresarios que eviten aumentar los precios y eleven la capacidad instalada de la industria, que se ubica en apenas 67,2%, según indicó.

La Presidenta precisó que la medida beneficiará a 3.414.759 niños, 82.531 embarazadas y 1.887.920 familias.

“Estamos ante un récord histórico de cobertura social a través de las asignaciones familiares. Esto revela claramente el efecto redistributivo del ingreso total de fondos de la Anses, a favor de los que menos tienen”, destacó.

En el caso de la AUH, pasará de 460 a 644 pesos por beneficiario.

En cuanto a las asignaciones familiares, en el grupo de asalariados que percibe hasta $5.300, los trabajadores también pasarán de cobrar $460 a $644 por cada hijo, un aumento de 40%, con lo que se verán beneficiados 1.833.379 niños y 1.025.489 familias.

En tanto, en la franja de asalariados que llegan a los $6.600, pasarán de cobrar $320 a $432 por cada hijo, un aumento de 35%, con lo que se verán beneficiados 713.981 niños y 405.678 familias.

En el tercer grupo por ingresos, que abarca a quienes perciben hasta $8.600 pasarán de cobrar $200 a $260 por cada hijo, un aumento de 30%, por lo que se verán beneficiados 640.204 niños y 371.403 familias.

Por último, en el grupo de asalariados con remuneración más alta de esta franja, a partir de junio, pasarán a percibir $132 por hijo (de $110), lo que implica un aumento de 20% en la asignación. Se verán beneficiados así 1.026.201 niños y 618.928 familias.

Además se incrementa 40% el monto de la Asignación por Hijo con Discapacidad y pasa a ser de 2.100 pesos, tanto para titulares de derecho de AUH como para trabajadores activos.

Respecto a trabajadores activos, a partir de junio para quienes cobren hasta 5.300 pesos el monto será de $2.100; para quienes cobren hasta $6.600 el monto será de $1.485; y, por último, $936 sin tope de ingresos.

A partir de estas modificaciones, la Anses abonará mensualmente 7.907.095 asignaciones, lo que constituye un récord histórico en el pago de asignaciones familiares.
Sesenta por ciento de los niños, niñas y adolescentes estará cubierto.

Asimismo, aquellas familias que no reciben asignaciones pueden deducir de Ganancias, por lo que todos los grupos familiares están cubiertos.

Arenga a empresarios
La jefa de Estado se quejó porque después de aumentos salariales y de asignaciones familiares “se producen deslizamientos” en los precios y agregó: “Lo digo así porque les molesta que mencione aumentos”.

“Contribuyamos, por favor. Porque cuando se ve el número de la capacidad instalada hay una cantidad ociosa y hay una regla económica que dice que cuando no hay inversión y hay mayor demanda, aumentan los precios”, consideró.

La advertencia de la jefa de Estado se produjo en momentos en que se conoció una desaceleración del Indice de Precios al Consumidor (IPC) nacional urbano luego de los picos alcanzados en enero y febrero, tras la devaluación.

En ese marco, Cristina recordó: “Hoy estamos prácticamente en el fifty-fifty (distribución de los ingresos entre salarios y empresarios), nadie lo puede negar. Lo que tienen que entender los sectores que han progresado tanto en la última década con estas políticas, es que tenemos que desarrollarnos y sostener este modelo”.

También cuestionó la teoría del “derrame”, asumida en el país en la década de 90, por la cual se debe permitir el progreso de los sectores poderosos económicamente para que termine mejorando el ingreso de las capas sociales de menores ingresos.

“Mejorando la calidad de vida de los que menos tienen, también lo hacemos con los comerciantes, los industriales, los profesionales”, afirmó.

Agregó que “es imposible mejorar la vida de los que menos tienen sino se tocan algunos intereses”.

En su exposición, la Presidenta hizo referencia a los ingresos y egresos del Anses y puntualizó que las jubilaciones y pensiones representan 77,7% de lo que se paga y las pensiones no contributivas equivalen a 9,9%.

Artículos destacados