Trepó la deuda y el superávit quedó neutralizado por el aumento del gasto

La deuda provincial, incluido el pasivo flotante, se ubicó al cierre del año pasado en 9.061 millones de pesos, casi 100 millones por encima de la registrada al 30 de setiembre pasado y un 9,6% mayor a la relevada a diciembre de 2007.
El aumento fue traccionado principalmente por un alza en la deuda de la Agencia Córdoba Inversión y Financiamiento (ACIF), nominada mayormente en dólares, a partir del alza en el precio de la divisa estadounidense que, al 31 de diciembre cotizaba en 3,453 pesos.
En tanto, si se tomara la cotización de ayer a 3,74 pesos en la city porteña, el pasivo provincial se ubicaría levemente por encima de los 9.200 millones de pesos.

Los datos del endeudamiento provincial aparecen incluidos en la cuenta de inversión 2008 que el Ejecutivo remitió ayer a la Legislatura y que hoy tomará estado parlamentario.
El proyecto remitido informa asimismo que la Provincia cerró el ejercicio con un resultado financiero de 23,1 millones de pesos. El superávit fiscal fue un 86% inferior al registrado en 2007, aunque se mantuvo en línea con el informado al tercer trimestre del año pasado.
Ese ahorro fue producto de ingresos corrientes por 9.391 millones de pesos, un 28% mayores a 2007 y erogaciones corrientes por 9.055 millones, el 40,2% superiores al año inmediato anterior. Ambas cifras dejaron un ahorro corriente de 335,9 millones de pesos, un 61,5% inferior al registrado en el ejercicio 2007.

Por su parte, los ingresos de capital totalizaron 429,9 millones (186% mayores a 2007), mientras que las erogaciones de capital fueron de 742,7 millones de pesos, un 13% por debajo del año anterior.
Por su parte, las fuentes financieras netas fueron deficitarias en 148 millones de pesos. En el ejercicio 2008 se consumió en su totalidad el Fondo Anticíclico integrado por 150 millones de pesos.
El resultado fue, en definitiva, de 125 millones negativo, cubierto seguramente en parte por la deuda flotante informada como Obligaciones del Tesoro y que se situó en 587 millones de pesos, la más alta en los últimos años.

Discriminados los números, fue parejo el incremento de ingresos tributarios provinciales y giros nacionales que aumentaron un 26,8% y un 27,8% respectivamente. En el caso de los nacionales, la suba fue traccionada por los ingrsos de la primera mitad del año. Luego se derrumbaron.
Por su parte, los gastos corrientes se estabilizaron en torno al 40% por encima de 2007 luego que en el tercer trimestre superaran ese incremento. En el caso de la partida destinada a personal, la suba fue del 52,8%. Ese gasto representó un 51,9% de las erogaciones corrientes.
La diferencia de 12 puntos porcentuales entre el crecimiento del gasto respecto a los recursos corrientes, fue clave para entender la caída del superávit fiscal.
Elocuente fue también la baja en las erogaciones de capital que se redujeron 13% respecto a 2007. Si se toma en cuenta la inflación de ese período (al menos 20% para estimaciones privadas) la caída real es aún muy superior.
En ese ítem, las partidas para trabajos públicos fueron de 416,2 millones, apenas el 8% mayores a las registradas en 2007.

Artículos destacados