Tras un año sin estadística, archivan cálculo de IPC local

HIPÓTESIS. Si la diferencia de cálculo del viejo IPC respecto al de Córdoba se hubiese mantenido, hoy la medición daría en Córdoba 2,1% en mayo y un acumulado de 18,9% en 2014.

El último dato disponible es de junio de 2013. En diciembre iba a lanzarse el nuevo registro con una serie que empalmaba con la anterior. El cambio de gabinete y la eliminación del Ministerio de Planificación Estratégica frezaron el objetivo. La idea era relanzarlo a un año del último cálculo, pero ahora la Provincia resolvió desactivar la medición.

El Gobierno provincial resolvió desactivar el nuevo cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) local por lo que, un año después de conocida la última estadística propia, Córdoba no tendrá un registro de inflación en adelante.

La decisión fue confirmada a Comercio y Justicia por el ministro de Comunicación y Desarrollo Estratégico, Jorge Lawson. “No está previsto avanzar con esa medición”, señaló escueto ante una consulta de este medio.

El dato no es menor y tiene diferentes lecturas. Por lo pronto, una netamente práctica. El IPC que la Dirección de Estadísticas y Censos calculó hasta junio pasado (en rigor, lo hacía Indec con datos relevados por la Provincia) se utilizaba con diferentes fines, entre ellos el ajuste de una cuota alimentaria, por caso, o como referencia para otras variables.

La idea era contar con una medición propia, acorde con una metodología similar a la que utilizaba el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) hasta 2007 que permitiera mostrar cifras realistas.

Pero también tiene un análisis político. La medida muestra una decisión de allanarse al nuevo IPC Nacional Urbano (IPCNu) que mide el Indec, que recuperó credibilidad desde enero cuando las cifras informadas fueron mucho más acordes con la evolución de los precios, más allá de las mediciones extremas de algunas consultoras.

Con todo, ese IPCNu es regional y no mide la realidad del Gran Córdoba o de Río Cuarto, por caso.

“Las estadísticas en los principales países van hacia mediciones cada mes mas específicas y hubiera sido importante contar con una medición propia que diera cuenta de la realidad local. El IPCNu muestra un promedio pero no la dispersión de precios en cada región o ciudad”, reveló a este medio una fuente con larga experiencia en el área de estadística.

De todas formas, la decisión de desactivar el cálculo del IPC Córdoba no quita mérito a la dinámica que se le imprimió a la Dirección de Estadísticas y Censos en los últimos años, con indicadores en diferentes rubros y un compendio de información muy útil a la hora de la toma de decisiones.

La última medición del IPC que relevaba la Provincia correspondió a junio de 2013 y dio un alza de 1,2% con un aumento interanual de 14,5%.

En aquel momento, el IPC GBA (Gran Buenos Aires) había determinado un alza de 0,8% en junio y de 10,5% en los últimos 12 meses. La diferencia entre una y otra cifra era de 50% y de 38%, respectivamente.

Si las diferencias se hubiesen mantenido hoy respecto al IPCNu, el índice de mayo en Córdoba hubiese dado un aumento de 2,1%, y en el acumulado anual desde enero a mayo inclusive, la cifra se situaría en 18,9%, muy por encima de 13,5% del promedio nacional.

La suba que de hecho en el interior siempre fue mayor que en Capital y Gran Buenos Aires puede ser una de las causas de por qué no se avanza en el IPC propio.

Pero se trata sólo de un ejercicio hipotético, no únicamente respecto a las cifras sino también sobre las causas de la decisión oficial que por lo pronto Lawson no especificó.

La posibilidad de un cálculo de un indicador propio fue informada por primera vez el 25 de septiembre pasado por el entonces ministro Eugenio Balaguer, junto a la cúpula de la Secretaría de Planificación y la Dirección de Estadística y Censos.

En aquel momento se había indicado que el nuevo índice sería informado en diciembre. De hecho, se había citado a rueda de prensa para el 10 de ese mes. No obstante, el acuertelamiento policial y los hechos de violencia del 3 y 4 de diciembre derivaron en un replanteo general de la situación por el gobernador José Manuel de la Sota, quien incluyó un profundo cambio de gabinete. Esa modificación “se llevó puesto” al ministro Balaguer y la dependencia a su cargo.

Entonces, el área Estadística pasó a la órbita del Ministerio de Finanzas, decisión que en los hechos recién se cristalizó a comienzos de este año.

Desde entonces, no hubo mas directivas de avanzar en el IPC local.

El relevamiento propio había comenzado a realizarse ya en marzo de 2013, incluía los 432 productos que componen la canasta en unos 1.400 comercios de la ciudad de Córdoba.

Artículos destacados