Transporte: intiman a Ciudad de Córdoba a capitalizarse

DE PARO. La medida de fuerza dispuesta por UTA de manera sorpresiva se mantenía hasta anoche.

La empresa registra 611 cheques rechazados desde noviembre pasado, aunque pagó 288. De aquel total, 32 corresponden sólo a julio. “Hemos emplazado a la empresa a que inyecte capital para poder continuar prestando el servicio”, admitió el secretario de Transporte, César Ferreyra, quien confirmó que por ahora no se firmará el contrato de concesión, pretensión de los empleados que fue el desencadenante del conflicto. Declaran ilegal la medida.

La Municipalidad de Córdoba ratificó que emplazó a la empresa Ciudad de Córdoba, una de las cuatro prestatarias del servicio de transporte urbano en la ciudad, a que capitalice la compañía como forma de recomponer su situación económico financiera y, en definitiva, como reaseguro de la continuidad como responsable de la prestación de los corredores a su cargo.

La decisión fue confirmada anoche a Comercio y Justicia por el secretario de Transporte municipal, César Ferreyra, quien ratificó que, “por ahora”, Ciudad de Córdoba no firmará el contrato de concesión respectivo y continuará con un permiso precario.

Justamente, esto fue lo que motivó ayer la decisión de los trabajadores de esa compañía de iniciar medidas de fuerza que luego fueron acompañadas por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que resolvió un paro por tiempo indeterminado.

Esta decisión motivó la declaración de ilegalidad de la medida, que era dispuesta anoche por el Ministerio de Trabajo, según lo confirmó pasadas las 21 el titular de esa cartera, Adrián Brito.

“Los sueldos están al día, se está pagando con el aumento correspondiente y todos los trabajadores del sistema tienen garantizada la continuidad de los puestos de trabajo independientemente de la prestataria de que se trate”, recordó Ferreyra, quien calificó de “extorsivo” el paro de los trabajadores.

Asimismo, advirtió de que la empresa recibió anticipos del municipio por 23,6 millones de pesos, que prácticamente no se han restituido.

“Estamos dispuestos a acompañar un proceso de capitalización para que la empresa pueda continuar”, señaló. En rigor, según pudo conocer este medio, el municipio emplazó a la firma a que consiga uno o varios socios que inyecten capital como forma de superar la endeblez en que se encuentra.

La empresa, con la anuencia del cuerpo de delegados, reclama al municipio que firme los contratos para poder gestionar recursos y adquirir unidades nuevas en condiciones diferentes. También exigen que se le liquiden subsidios, como a Ersa y AutobusesSanta Fe, que como una unión transitoria de empresas (UTE) se hicieron cargo de manera provisoria de los servicios de la Tamse, entre septiembre y febrero pasados.

“Ciudad de Córdoba hace años que tiene un permiso precario y eso no fue obstáculo para conseguir fondos”, recordó Ferreyra.

En tanto, si bien no se informaron aún datos de la auditoría encarada por el municipio a la empresa, trascendió que los números son negativos.
Por lo pronto, los que figuran en el Banco Central muestran una empresa ciertamente complicada.

Desde fines de noviembre pasado reporta más de 600 cheques sin fondos por un total de 43,1 millones de pesos. De esa cifra, “levantó” 288 por 20,4 millones de pesos.

Con todo, sólo este mes registró 32 cheques rechazados por más de 1,6 millón de pesos.

En tanto, la Provincia admite que la fragilidad de la empresa puede también tener su correlato en la prestación de servicios interurbanos.

Artículos destacados