Suben 4% las ventas minoristas y no sólo por electrodomésticos

Ya quedó atrás el record de operaciones de bienes durables registrado durante la primera mitad del año. Ahora los diferentes sectores muestran alzas similares.

Tras el boom de mediados de año y los fuertes incrementos que tuvieron durante el primer semestre las ventas de bienes durables, el comercio minorista en el país mostró en septiembre una suba de 4,1% en las cantidades colocadas. Así, se evidenció el sostenimiento de un buen nivel de consumo en la segunda mitad del año, aunque a niveles inferiores a los del período enero-junio. Asimismo, se reveló una mayor homogeneidad en el crecimiento de todos los rubros minoristas.

De acuerdo con los datos relevados por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en septiembre las ventas minoristas crecieron 4,1% con respecto a igual período del año pasado. Tras los picos de junio (12%) y julio (7%), las operaciones volvieron a mostrar un alza cercana a la de meses anteriores, cuando tuvieron aumentos de entre 2,5% y 4%.

El informe de CAME indicó que no hubo ningún rubro con caídas en sus ventas, registrándose los aumentos más importantes en indumentaria y los rubros vinculados a la construcción.

“El público continúa sosteniendo buenos niveles de consumo, el cual a diferencia de los primeros ocho meses del año ya no se concentra sólo en bienes durables, sino que en el último mes se repartió más parejo entre los diferentes rubros que componen la oferta minorista”, indicó la entidad.

Ayudaron en el sostenimiento del consumo los incrementos salariales que se continúan otorgando en algunas actividades, la disponibilidad de cuotas sin interés que volvieron en septiembre -luego de un agosto en el que se habían registrado menos propuestas financieras- y las buenas perspectivas económicas para los próximos meses, que alientan a las familias a continuar planificando sus decisiones de gasto.

Según el análisis de CAME, en las grandes ciudades del país se observó un movimiento turístico intenso que ayudó a las ventas, sobre todo de viajeros provenientes de países vecinos como Brasil y Chile, lo que acompañó la demanda interna.

Con el resultado de septiembre, en los primeros nueve meses del año las ventas registraron un aumento de 5,3% en las cantidades vendidas frente a igual período del año pasado y, por el rumbo que mantiene el consumo a esta altura del año, los empresarios continúan planificando sus niveles de stock en función del ritmo actual de ventas, sin esperar un salto -al menos en octubre y noviembre-.

Ventas por sector
Todos los rubros que componen la oferta minorista subieron, aunque con tasas más modestas que meses anteriores.

La venta de electrodomésticos volvió a desacelerarse y dejó de liderar el consumo en septiembre. Las cantidades vendidas en este rubro subieron 5,4% con respecto a igual período del año pasado, a pesar de que continuaron las cuotas sin interés y las ofertas en muchos locales.

“La sensación es que el público agotó en buena medida el recambio de durables a lo largo del año y está actualizando el consumo de otros productos que habían quedado postergados”, analizaron en CAME.

La venta de indumentaria fue la más dinámica en septiembre, registrando un aumento interanual de 8% en las cantidades vendidas. “A pesar de que los comercios ya pusieron en sus vidrieras la temporada primaveral y el tiempo no ayudó a captar la atención en la nueva colección, se logró sostener la venta con saldos de liquidaciones de agosto, que generaban de paso alguna compra de la ropa de nueva”, indicó la entidad.

Un rubro dinámico en septiembre fue alimentos y bebidas, cuyas ventas tuvieron un aumento interanual de 5,4%. Los comercios de barrio registraron un mayor flujo de gente, que en parte se debió a las menores ofertas registradas en las grandes cadenas de supermercados, la cual alentó el consumo en comercios más chicos. También la búsqueda de segundas y terceras marcas favoreció la venta en esos locales.

Artículos destacados