Sin ajuste, el déficit previsional de Córdoba superaría $2.500 millones

El diferimiento en los aumentos permitirá un “ahorro” de $1.700 millones este año. El rojo quedaría al fin en $800 millones. En el primer trimestre, el Tesoro giró sólo $71 millones para cubrir el quebranto deese organismo. Vuelven a descartar una posible salida de la prórroga en los aumentos.

El déficit de la Caja de Jubilaciones de la Provincia alcanzará en 2014 unos $800 millones, 31% por encima de los $608 millones con que cerró el año pasado.

En tanto, el rojo superaría $2.500 millones si no se aplicara el diferimiento de 180 días en el pago de los incrementos a los jubilados, respecto al aumento otorgado a los trabajadores activos.

El impacto del ajuste es del tal magnitud en las cuentas del organismo y, por consiguiente, de la Provincia, que hoy resultaría imposible hacer frente al quebranto que se generaría por una salida del diferimiento, según interpreta el Ejecutivo provincial, a contramano de los insistentes reclamos de los gremios que continúan requiriendo el final de ese esquema.

De hecho, la semana pasada las manifestaciones fueron de sectores docentes mientras que este miércoles marchará Luz y Fuerza con diferentes consignas, entre ellas el fin del ajuste previsional. Reclaman que, con una inflación elevada, el diferimiento resulta aún más perjudicial para los pasivos.

Cambio de criterio
La lógica del mecanismo implementado en agosto de 2012 contempla que, a mayor incremento de haberes a los empleados públicos, mayor es el “ahorro” para la Caja y, por consiguiente, la neutralización del déficit.

Así, en 2012, año cuando se dispuso el esquema de diferimiento, el rojo original, que se estimaba en $1.550 millones, terminó en $1.300 millones.

Ya en 2013 y con la aplicación plena del ajuste, el déficit efectivo fue de 608 millones de pesos (los datos oficiales se informarán en 15 días), mientras que el potencial se hubiera situado en 1.708 millones de pesos.

Finalmente, en 2014 el rojo proyectado alcanza unos $800 millones y el “ahorro” por el diferimiento se sitúa en $1.700 millones. Por ejemplo, en el primer trimestre del año y según datos oficiales de la Ejecución Presupuestaria, el Tesoro provincial giró sólo $71 millones a la Caja.

Esa situación tiene una explicación muy sencilla. Como los jubilados cobran ahora con seis meses de atraso el aumento que reciben los activos, el gasto de la Caja por ese incremento se genera así 180 días después de comenzar a recibir los mayores aportes que comienzan a “gotear” de los activos.

Este año esa lógica se profundizará aún más. Es que, a diferencia del año pasado -cuando los agentes públicos recibieron en febrero un aumento de 14%-, esta vez la suba fue de entre 20 y 22% en el primer tramo del escalonado anual.

En definitiva, la Caja recibirá aportes por 20% más, que recién se reflejarán como gasto extra en agosto, licuando así el déficit. Con esas cifras y en función del panorama por delante, el ajuste parece hoy inamovible.

La Provincia debería apelar a un esfuerzo fiscal equivalente a dos veces la recaudación del impuesto Inmobiliario para poder afrontar ese rojo y por ahora la Nación no parece estar dispuesta a modificar su postura de no solventar más el déficit previsional de Córdoba y en todo caso insistir con que la Provincia cumpla con la armonización plena acordada en 2009.

Mientras, se aguarda un fallo de la Corte Suprema de Justicia, aunque sólo por el acuerdo para la cobertura del déficit de 2011. Desde entonces y sin acuerdo, la Provincia denunció la detracción de 15% de los fondos de coparticipación primaria para poder afrontar el quebranto previsional.

Los gremios, en tanto, insisten en mecanismos alternativos para cubrir el desfase, como tributos extras o ahorro en determinadas partidas.

Sigue pendiente y abierta una discusión de fondo respecto al sostenimiento del régimen previsional de Córdoba.

Artículos destacados