Sigue el pesimismo industrial a pesar de señales favorables

Pese a que los índices públicos y privados coinciden en que la actividad industrial cambió su tendencia bajista y en los tres últimos meses inició un leve repunte, los empresarios mantienen su pesimismo sobre lo que ocurrirá en los últimos meses de 2009. Según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), uno de cada cinco industriales considera que la demanda interna de sus productos caerá en el último trimestre y uno de cada cuatro calcula que se reducirán sus exportaciones.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Cualitativa Industrial divulgados por el organismo oficial, los empresarios no confían plenamente en el repunte que mostró la actividad en los últimos meses y prevén un cierre del año ajustado. De hecho, sus expectativas prácticamente son las mismas que a mediados de año, cuando los comicios legislativos introducían incertidumbre en el horizonte económico y aún no se apreciaba un freno en la caída de la actividad.

Uno de cada cinco empresarios considera que durante el último trimestre del año caerá la demanda interna de sus productos con respecto al cuarto trimestre de 2008, mientras que otro tanto estima que subirá y el resto considera que se mantendrá estable.

Esto demuestra que el aumento del consumo y las proyecciones auspiciosas sobre la demanda futura que realizaron tanto consultoras privadas como organismo públicos no convencen a los industriales, entre quienes predomina la expectativa de un consumo estabilizado, sin grandes modificaciones.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Caída en las exportaciones
Las expectativas no son mejores respecto a las ventas externas: 25% considera que sus exportaciones caerán en lo que resta del año, 16% estima que aumentarán y el resto prevé que se mantendrán estables. De esta manera, aunque las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario e industrial fueron las que sostuvieron el superávit comercial de los últimos meses -frente a la retracción de las ventas de productos primarios-, aún un alto porcentaje de empresarios espera caídas en sus colocaciones al exterior.
Por último, en lo que respecta a las expectativas respecto a la cantidad de horas trabajadas, uno de cada cinco industriales prevé una reducción, mientras el resto se inclina por un sostenimiento del actual nivel. Esto significa que el incremento de la demanda -muy leve desde la perspectiva empresarial- será absorbido posiblemente por un aumento de la productividad.

Aún esperan caída en las importaciones
-Si desde el inicio de la crisis se produjo una fuerte retracción del intercambio comercial y, en el caso argentino, en el nivel de importaciones, los empresarios prevén que esa disminución podría profundizarse en lo que resta de 2009.

– De acuerdo con los resultados de la encuesta del Indec, 32% de los industriales considera que las importaciones de insumos de países del Mercosur se reducirán durante el último trimestre del año, en tanto que 58% calcula que se mantendrán en el nivel actual y sólo 10% prevé que aumentarán.

– Las expectativas difieren levemente si se trata de importaciones de todo el mundo (y no sólo del Mercosur): 25% de los empresarios estima que se reducirá la compra de insumos importados, en tanto que 10% prevé una suba y 65% calcula que las

Artículos destacados