Semana legislativa clave en ambas cámaras del Congreso

DIPUTADOS. Tratará la Ley de Hidrocarburos.

El miércoles será un día de gran actividad parlamentaria. Diputados debatirá el proyecto de una nueva ley de Hidrocarburos, en tanto que Senadores terminará de aprobar la ley de Presupuesto 2015.

El Senado definirá este miércoles el Presupuesto 2015, que prevé para el último año de gestión de Cristina Fernández una inflación de 15,6%, un dólar a $9,45 y un crecimiento de 2,8%. En la misma jornada, la Cámara de Diputados debatirá el proyecto de una nueva ley de Hidrocarburos.

El primero de ambos proyectos, que ya obtuvo media sanción en Diputados, recibió dictamen de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que encabeza Aníbal Fernández, aunque sólo contó con las firmas de los senadores oficialistas, dado que el arco opositor criticó severamente la iniciativa del oficialismo.

De ese modo, tras las exposiciones del ministro de Economía, Axel Kicillof, y del auditor general de la Nación, Leandro Despouy, durante la semana pasada, el presupuesto de la gestión de la presidenta será debatido y aprobado.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El proyecto -duramente criticado por la oposición, que lo calificó como «un dibujo»-, fue aprobado por la Cámara de Diputados el 9 de octubre último, en cuya votación hubo 133 respaldos y 112 rechazos de la oposición.

La iniciativa del Ejecutivo prevé que las exportaciones serán de un un monto de 83.420 millones de dólares, al tiempo que las importaciones alcanzarán US$73.223 millones.

Vaticina que el saldo de la balanza comercial mostraría un superávit de 9.197 millones de dólares, al tiempo que espera ingresos corrientes por un billón 296.000 millones de pesos y gastos por un billón 347.000 millones de pesos, con un resultado primario positivo de 1,02 por ciento y un resultado financiero negativo del orden de uno por ciento.

También establece que para las áreas de Defensa y Seguridad se destinarán 68.979,9 millones de pesos; para Servicios Sociales, recursos por 734.155,0 millones de pesos; mientras pronostica gastos por la deuda pública por 96.432,2 millones de pesos, con un crecimiento de 14,9 por ciento interanual.

Para las áreas de Defensa y Seguridad se destinarán unos 68.979,9 millones de pesos; para Servicios Sociales unos 734.155,0 millones de pesos, mientras que se prevén gastos de deuda pública por 96.432,2 millones de pesos.

Facilitar la inversión
Mientras sus pares del Senado estén debatiendo el Presupuesto, en la Cámara Baja el oficialismo buscará la aprobación de la nueva ley de Hidrocarburos, luego de que el oficialismo firmara el dictamen de mayoría.

Durante un plenario en el cual hubo exposiciones de funcionarios nacionales y de la oposición, el martes último el Frente para la Victoria decidió firmar el despacho, a pesar de que para el jueves siguiente estaba pautado un nuevo encuentro para analizar la cuestión.

Es que el arco oficialista sostuvo que como el sector opositor «ya tenía una posición adoptada y poca voluntad para debatir», resolvió que el proyecto se tratara en una sesión especial en el recinto.

La nueva ley de Hidrocarburos, plantea una modificación en las condiciones y requisitos para futuras inversiones hidrocarburíferas, como así también en yacimientos no convencionales. Fija nuevos plazos para las concesiones, diferenciados según el tipo de explotación. Además, establece que las emprendimientos off shore tengan un beneficio fiscal de 20%, siempre que la perforación se realice en una distancia menor a los 90 metros de la superficie, dado que cuando sea superior a esa distancia será de 60%.

Además, el articulado otorga la potestad a las provincias para prorrogar por 10 años a aquellas firmas que cumplan con el plan estratégico de inversiones, las cuales deberán pagar regalías por 12 por ciento.

Además, dispone que «en cada extensión otorgada las provincias podrán incrementar en un tres por ciento las regalías con un tope del 18 por ciento». Para las nuevas licitaciones, en tanto, se determina que «se suprimen las reservas de áreas», mientras que las empresas provinciales «podrán participar en la etapa de desarrollo de los proyectos de acuerdo a su

inversión».
Con ello, el oficialismo argumenta que la nueva ley busca lograr la «soberanía hidrocarburífera, el verdadero autoabastecimiento, el ahorro de divisas y la generación de nuevas fuentes de trabajo».

La oposición, en tanto, sostiene sus críticas. Para la UCR, sólo «beneficiará a las empresas que ya explotan yacimientos», mientras que la Coalición Cívica se queja de que con la iniciativa «ni siquiera se sabe la renta potencial que entrega».

Los cuestionamientos también llegaron por parte del presidente de la empresa Shell Argentina, Juan José Aranguren, quien en el coloquio de IDEA, que se llevó a cabo en Mar del Plata, fustigó: «Hay que reformular y generar una ley nueva, no emparchar la que ya está».
Además, estimó: «Es casi seguro que ahora se va a aprobar esta», al tiempo que consideró:

«Queda pendiente para los próximos gobiernos reformar esta ley, porque no creo que esta atraiga más inversión al país».

Artículos destacados