Se redujo 50% el desempleo entre los jóvenes en el Gran Córdoba

De la mano del repunte industrial, comercial, de la construcción y del sector agropecuario, creció fuertemente el empleo pero aún no llegó al nivel de 2008.

Una de las más crudas consecuencias de la crisis internacional en Córdoba fue que rompió un proceso lento pero sostenido de incorporación de jóvenes al mercado laboral, a tal punto que el desempleo en ese grupo etário llegó a ser más del doble que el del promedio general de la población. Eso impactó, por ende, en el recrudecimiento de la situación social. Pero en el último año ese proceso de incorporación de jóvenes al mundo del trabajo parece haberse retomado, pues en los últimos 12 meses la desocupación en ese sector se redujo 50% en la capital provincial.

Los últimos datos oficiales del mercado laboral confirman por varias vías la mejoría de la situación entre los jóvenes. De acuerdo con lo divulgado ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), correspondientes al tercer trimestre del año, la desocupación entre los jóvenes cordobeses de hasta 29 años se redujo a la mitad en los últimos 12 meses.

En el tercer trimestre de este año afectó 12,8% de las mujeres de esa edad, cuando un año atrás impactaba sobre 24,8% de esa población. Algo similar ocurrió entre los varones: en septiembre de este año 11% estaba sin trabajo, mientras que en el mismo período de 2009 esa situación afectaba 21,2% de esa población.

El dato es francamente alentador. Si bien es cierto que aún es muy extensa la informalidad laboral en que se desempeñan estos jóvenes, los datos permiten refutar -al menos parcialmente- la extendida idea de que en la provincia existen generaciones de jóvenes que se han criado sin trabajar y sin ver a sus padres hacerlo. Al menos en algún grado esa cadena parece estarse rompiendo.

El vaso medio vacío
Más allá de la evidente mejoría del nivel de empleo entre los jóvenes cordobeses, los datos permiten varias lecturas complementarias. Por un lado, el repunte en la ocupación aún no alcanza para llegar al nivel del tercer trimestre de 2008, cuando el desempleo afectaba 9,8% de los jóvenes del Gran Córdoba -ya fueran mujeres o varones-. Es decir que aún no pudo ser remontado completamente el impacto de la crisis internacional sobre la ocupación de este grupo etário.

Además, también es cierto que el nivel de desempleo en personas de hasta 29 años todavía sigue siendo mayor que el promedio general de la población cordobesa, que fue de 7% en el tercer trimestre del año, por debajo incluso de la media nacional (7,5%).

Éste no es un dato menor con vistas al futuro, porque está vinculado además con el nivel de calificación de las personas que pueden incorporarse al mundo laboral: en la medida en que los jóvenes no tengan trabajo, su capacitación será menor y costará más a los empresarios encontrar mano de obra calificada para abastecer mercados interno y externo en expansión.

De hecho, opiniones de consultoras privadas -como la de Sel Consultores- consideran que existe en los hechos una situación de pleno empleo en el sector de trabajadores formales privados porque no hay operarios calificados que puedan incorporarse al mundo laboral.

El vaso medio lleno
Pese a estas situaciones, también es cierto que los útimos datos permiten lecturas más optimistas. Por un lado, es destacable la velocidad de recuperación de la ocupación entre los jóvenes en Córdoba, que muy rápidamente se redujo a la mitad.

Si bien no existen análisis más precisos, es dable pensar que este avance en los niveles de empleo estuvo vinculado con la importante demanda de operarios que mostraron algunos sectores manufactureros -como el automotriz, el metalmecánico, el de calzados, la industria alimentaria, entre otros-, el comercio, la construcción y, en menor medida, el sector agropecuario.

Otro dato destacable es que el Gran Córdoba mostró una dinámica mucho más favorable que la de un conglomerado parecido, como el Gran Rosario. En éste, la desocupación aún afecta 16,7% de las mujeres jóvenes (en Córdoba 12,8%). De todas maneras, el desempleo entre los varones jóvenes es menor en la ciudad santafesina, pues alcanza 9,7% (en Córdoba 11%).

Entre los mayores
La situación laboral en la población adulta de Córdoba es diversa pero se muestra más estable, con variaciones menos drásticas. La desocupación se redujo entre las mujeres, al pasar de 6,9% en el tercer trimestre de 2009 a 6% en el mismo período de 2010, aunque no pudo recuperar el nivel de 2008 (4,6%).
Entre los varones, a contrapelo de la dinámica general en Córdoba y en el país, la desocupación aumentó en el último año: pasó de 3,7% en septiembre de 2009 a 4,3% en igual mes de 2010, en ambos casos mejor que en 2008 (5,8%).

Río Cuarto: la situación sigue desmejorando

– A diferencia de lo que pasa en la capital provincial, la situación laboral en Río Cuarto no mejoró en los últimos meses y, por el contrario, empeoró. Ya había mostrado meses atrás un índice de desocupación promedio bastante superior al del Gran Córdoba, porque mientras en éste el desempleo afectó 7,5% de la población, en el tercer trimestre de este año, en la ciudad del sur provincial impactaba sobre 10,2%.

– De acuerdo con los últimos datos oficiales, la desocupación entre los jóvenes viene en franco aumento en Río Cuarto: afectaba 17,8% de las mujeres en el tercer trimestre de 2008 -cuando aún no había impactado la crisis internacional-, y luego aumentó a 21,3% en igual período de 2009 y a 26,8% en septiembre de este año.

– Lo mismo ocurrió entre los hombres jóvenes: 9,6% estaba desempleado en 2008, pero esa situación se extendió a 13,7% en 2009 y a 14,3% en 2010. Evidentemente, la bonanza del sector agropecuario alcanza para dinamizar el consumo de la ciudad pero no para generar empleos para sus jóvenes.

Artículos destacados