Se profundiza la caída de las expectativas económicas de la población

El Índice General de Expectativas Económicas (IGEE), que mide la percepción de la población sobre la situación económica y laboral en el país, cayó un punto en agosto, lo que muestra que continúa la tendencia negativa de los últimos meses, según informó ayer Kantar TNS. “A partir del segundo trimestre comienza a evidenciarse una caída generalizada de las expectativas, tendencia que se acentuó durante junio y julio. La caída de agosto fue impulsada por evaluaciones negativas respecto de la situación actual y futura, tanto en lo económico como en lo laboral”, explicó Julieta Dejean, directora Comercial de Kantar TNS. Y agregó: “Así, las expectativas continúan a la baja, con un índice que se ubica en los valores más bajos de la serie histórica, cuyo piso se había registrado durante 2009”.

Al analizar el IGEE, Dejean sostuvo que “a partir de la segunda mitad de 2017 comienza a evidenciarse mayor nivel de pesimismo, y las expectativas a futuro se ubican por debajo de la evaluación del presente”. La consultora destacó que esta configuración, que fue la regla casi por una década, se había revertido durante 2016 (poselecciones), y ahora vuelve a registrarse en la actualidad con un nivel más crítico de percepción sobre la situación económica presente.
Además, del análisis -que se realiza sobre la población general mayor de 18 años- se desprendió que al mismo tiempo que las percepciones sobre el presente y el futuro están afectadas (cayeron 3 y 4 puntos respecto de la medición anterior), agosto muestra una leve mejora en cuanto a la compra de bienes durables -por ejemplo, heladeras, lavarropas, televisores- y atenúa la caída del índice general.
“Esta situación podría explicarse por la intención de tratar de aprovechar la oportunidad antes de que se reacomoden los precios de estos productos como efecto de la devaluación, entre quienes tienen capacidad de compra”, explicó Dejean.

Artículos destacados