Se dispara el rojo de la Caja y complica el escenario financiero de la Provincia

El déficit de la Caja de Jubilaciones de Córdoba se incrementaría este año 20 por ciento hasta alcanzar 1.354 millones de pesos al cierre del ejercicio.

La suba está directamente vinculada con el aumento salarial remunerativo que el Gobierno provincial otorgará a los empleados públicos, sumado a los reclamos que por estas horas ya entablan los trabajadores de EPEC y la Bancaria, con incrementos de entre 20% y 25 por ciento.

El rojo que en principio se estimaba iba a ser cubierto a partir de los giros extraordinarios de la Nación, sumados a los aportes patronales extra y al pago en títulos, conforme la emergencia previsional, requeriría ahora de una nueva asistencia del Tesoro provincial que en un escenario de mínima alcanzaría unos 50 millones de pesos.

No obstante, ese aporte de la Provincia crecería de manera exponencial en 2011 y podría superar 500 millones de pesos en el mejor de los casos, complicando de esta manera el horizonte financiero de la gestión del gobernador Juan Schiaretti para la última etapa de su administración.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El cálculo del déficit de la Caja no aparece reflejado en el Presupuesto del organismo que sólo exhibe un aumento de 8,8 por ciento en las prestaciones de la seguridad social, conforme el alza de salarios a los activos previsto en la pauta provincial aprobada por la Legislatura.

En ese marco y con un financiamiento del rojo calzado principalmente a partir del acuerdo firmado entre el gobernador Schiaretti y el ministro de Economía de la Nación, Amado Boudou, en diciembre pasado, la Caja y la misma Provincia no estimaban mayores inconvenientes para la cobertura del bache. Más aún, hasta imaginaban un hipotético escenario en el que el organismo previsional podría devolver fondos a partir de la deuda que mantiene con la Provincia por la asistencia año tras año para el cierre financiero de la Caja. Ese pasivo hoy ronda los 400 millones de pesos.

Pero el impacto inflacionario y la estimación de un alza de precios en torno a 20 por ciento para este año, detonó el pedido de incremento salarial de los empleados públicos, incluso por encima de ese porcentaje.

Finalmente y pese a que aún resta la formalidad de la votación en asamblea, los docentes aceptarían la última propuesta de la Provincia: aumento remunerativo de 21 por ciento escalonado desde febrero y agosto a razón de 12 y de nueve por ciento respectivamente.

Ese incremento, que seguramente se replicará en el resto de los estatales, insumirá a la Provincia al menos mil millones de pesos extra para este año, según estimaron ya fuentes oficiales.

Por su parte, los trabajadores de EPEC y los bancarios también van por su incremento. En el caso de EPEC el piso será de 20 por ciento, según indicaron a este medio fuentes del gremio de Luz y Fuerza. En tanto, los empleados del Banco de Córdoba, de la Caja y de Lotería, esperan una definición de la Bancaria nacional que ya solicitó una suba de 25 por ciento.

Déficit en alza
Todos los aumentos remunerativos impactarán en una mejora en los haberes de los jubilados y pensionados provinciales y, paralelamente, incidirán en el ya abultado déficit de la Caja de Jubilaciones.

Fuentes consultadas por Comercio y Justicia señalaron que las subas remunerativas deben ser trasladadas prácticamente de manera lineal a los pasivos a los efectos del cálculo de la mejora en sus haberes.

Al mismo

Artículos destacados