Se derrumbó el superávit fiscal de la Provincia tras fuerte suba en el gasto

El superávit fiscal de la Provincia alcanzó en el tercer trimestre del año a 22,3 millones de pesos, muy lejos de los 497 millones que reportó en el mismo período del año anterior.
En tanto, el resultado computando las fuentes financieras netas, cerró negativo en 61 millones de pesos, sin precedentes desde la crisis, según datos oficiales de la ejecución presupuestaria al tercer trimestre y tras consultas de este medio en informes similares desde 2002 de la página web de la Provincia.
La drástica caída del superávit a setiembre pasado se produjo a partir del inusitado crecimiento de los gastos corrientes y dentro de ese rubro del gasto en personal, erogaciones que no se correspondieron con una suba similar por parte de los ingresos.

Efectivamente, según los datos oficiales, los ingresos corrientes crecieron un 27,2 por ciento frente al 43,7 de los gastos. En la suba de las erogaciones corrientes, talló fuerte el aumento del gasto en personal que creció un 57 por ciento en un año. Surge evidente que los agentes públicos no tuvieron un aumento salarial de ese tenor en los últimos 12 meses, por lo que se desprende que buena parte tiene que ver con un incremento de la planta de personal.
Por lo demás, el gasto salarial ya representa el 52 por ciento de los ingresos corrientes de la Provincia, por encima de la pauta fijada a los municipios del interior que rubricaron el último Pacto Fiscal.
De esta forma, el ahorro corriente alcanzó a 438,9 millones de pesos, la mitad del registrado en el mismo período de 2007.
Por su parte, los ingresos de capital crecieron un 68 por ciento mientras que las erogaciones lo hicieron apenas el 9,4 por ciento. Dentro de ese último rubro se encuentra la obra pública.
En cuanto al resultado, las fuentes financieras no cubrieron las aplicaciones de 507 millones para amortización de deuda prevista para el año en curso.

Repuntaron los ingresos

Más allá del creciente desfasaje entre ingresos y egresos (al 30 de junio la brecha era de 10 puntos), en setiembre se produjo un repunte de la recaudación propia.
El aumento que alcanzó al 40,2 por ciento con respecto a igual mes de 2007 fue traccionado en buena medida a partir de la suba del impuesto a los Ingresos Brutos, aprobada por la Legislatura en agosto último.
Según los datos oficiales, en el noveno mes del año se recaudaron 272 millones de pesos. La cifra estuvo asentada en Ingresos Brutos que generó 220 millones de pesos, un 35 por ciento por encima de 2007. El tributo sostén de los ingresos propios, explicó el 80 por ciento de la recaudación de ese período, según se desprende de los números oficiales.
No obstante, también se produjo un aumento en el Inmobiliario (137 por ciento), en Sellos (35,7 por ciento) y en Automotores (49 por ciento), aunque ninguno de los tres tributos supera los 20 millones de pesos de recaudación propia.
Aun así, la recaudación tributaria propia no logró despegar luego de la tracción a la baja producto de la crisis del campo y el incipiente parate con motivo del impacto de la coyuntura global.
En ese marco, la recaudación propia creció apenas el 24,3 por ciento respecto al acumulado al tercer trimestre de 2007.
Dentro de ese monto, Ingresos Brutos reportó 1.579,1 millones de pesos, el 23,5 por ciento mayor al año pasado. El impuesto Inmobilirio también ascendió un porcentaje similar. Por su parte, Sellos creció un 32,7 por ciento y Automotores un 29,2 por ciento.

<table width="450" cellspacing="1" cellpadding

Artículos destacados