Renunció Jaime, aunque ratificó el ferrourbano, el subte y hasta el TAVE

El secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, confirmó anoche su alejamiento del cargo “por razones personales”.
En tanto, ratificó a Comercio y Justicia la continuidad de todos los proyectos para Córdoba. “Son proyectos impulsados por la Presidenta”, dijo en alusión al ferrourbano, el subterráneo y el Tren de Alta Velocidad (TAVE).
“El ferrourbano fue inaugurado por la Presidenta días atrás. También está la intención de licitar la construcción de un subterráneo para la ciudad. En cuanto al TAVE, está frenado por falta de financiamiento pero sigue vigente”, indicó.
Se trata de proyectos multimillonarios.

Es que además de una abultada caja desde donde partían fondos para, entre otros objetivos, subsidiar el autotransporte de pasajeros de corta y media distancia, los subterráneos y trenes urbanos y Aerolíneas Argentinas y Austral, el sector naviero y los ferrocarriles, Ricardo Jaime fue uno de los principales impulsores de dos polémicos proyectos que beneficiaban directamente a Córdoba.
El subterráneo que ya contaba con iniciativas privadas de Alstom y del grupo Roggio por un monto de unos 1.000 millones de dólares y el Tren de Alta Velocidad entre Córdoba, Rosario y la ciudad de Buenos Aires, adjudicado a Alstom y cuyo costo final financiado a plazo rondaría los $12 mil millones.
En definitiva, obras por unos $16 mil millones, sin contar la inversión en el ferrourbano, tramo habilitado entre la Estación Rodríguez del Busto y Belgrano aunque proyectado hasta Estación Mitre y luego hasta Estación Flores.

Respecto a los subsidios al transporte, fuentes de la Municipalidad de Córdoba indicaron que no debería haber complicaciones. “Es evidente que ante algún retraso, no tendremos a un interlocutor con el que teníamos vínculos aceitados”, admitieron sin embargo.
En cuanto a la dimisión, Jaime evitó profundizar ante este medio y remitió a los términos informados por la agencia oficial Télam.
“Por razones personales he presentado la renuncia en forma indeclinable al cargo con el que me ha honrado la señora presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner”, reza el encabezado.
“He cumplido una etapa y ratifico plenamente mi pertenencia, mi lealtad, mi compromiso y mis convicciones con el proyecto que lleva adelante desde el punto de vista político e instituciona, la compañera Presidenta y el compañero Néstor Kirchner”, señala el texto.
“Nos debemos dar una etapa de trabajar fuertemente por el peronismo y yo lo haré en Córdoba junto a Eduardo Accastello y no necesito ocupar un cargo para trabajar en este proyecto”, concluyó.

Hombre del riñon

La dimisión tiene, sin embargo, una evidente lectura política. Es que se produce horas después del traspié electoral del Gobierno y se trata de uno de los hombres del riñón del matrimonio presidencial.
Oriundo de Villa Nueva, Córdoba, acompañó a Néstor Kirchner desde la intendencia de Río Gallegos y, salvo un paso fugaz como funcionario del Ministerio de Educación en Córdoba, durante la primera gestión de José Manuel de la Sota, siempre permaneció junto a los Kirchner.
El funcionario que permaneció seis años en su cargo, respondía al ministro de Planificación, Julio De Vido, quien tambi&eacu

Artículos destacados