Producción porcina: advierten que atraviesa por su peor momento político y económico

Lo aseguró un dirigente de la Asociación Pormag, principal operador del mercado de cerdo en Argentina, quien detalló que 80% de la estructura de costos de una granja de cerdos está dolarizada

Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

Lejos del esplendor que está viviendo el negocio de carne bovina argentina, con apertura de nuevos mercados internacionales y crecimiento sostenido de exportaciones, la producción de carne de cerdo atraviesa “su peor momento político y económico”.
Así lo reflejó Adrián Bongioanni, actual revisor de cuentas y ex presidente de la Asociación Pormag, principal operador del mercado de cerdo en Argentina desde el cierre -en 1993- del sector porcino en el Mercado Nacional de Liniers.
En diálogo con Comercio y Justicia, el dirigente empresarial detalló: “Ochenta por ciento de la estructura de costos de una granja porcina está dolarizado. Es decir, de cada peso gastado en producir un kilo de carne de cerdo, 0,80 centavos están atados al comportamiento del dólar”.
De este modo, reflejó las peripecias que viven los productores desde que se disparó la cotización allá por fines de abril pasado. “Así, los costos están dolarizados, mientras que los precios que manejamos en el mercado interno son en pesos y no pueden absorber semejante devaluación salvaje”, indicó para sentenciar: “Estamos produciendo a quebranto”.

En tanto, la Cámara de Productores Porcinos de la provincia de Entre Ríos (Capper) advirtió sobre la “fenomenal” suba de costos que sufre el sector, y destacó que, si bien el precio de venta se recuperó poco más de 20%, “todavía se sigue trabajando a pérdida y resulta clave continuar con esta tendencia para sostener el trabajo del eslabón primario de la cadena”.
Según reflejó en un comunicado de prensa, el precio del capón en pie mejoró durante las últimas semanas y se ubicó en promedio en 36,87 pesos. Esto representó una suba por arriba de 20% comparado con el mes pasado, según el relevamiento realizado por la Cámara de esa provincia. Es la primera vez en el año que sucede esto, ya que durante todo el otoño/invierno bajó.
A pesar de este incremento, Capper indicó: “Todavía no alcanza”, y sostuvo que el aumento de la estructura de costos sigue estando por encima de los valores de venta, por lo que “los productores siguen trabajando a pérdida”, según informó.
Asimismo, se detalló que en promedio, hoy le cuesta al productor de cerdos casi 44 pesos por kilo.

Además, resaltaron que la significativa suba del tipo de cambio se sigue trasladando fundamentalmente al incremento de los cereales (soja y maíz), que representan 60% del costo de alimentación. “De acentuarse el proceso de devaluación del peso argentino en estos días, la brecha entre el costo y el precio de venta se seguirá ampliando”, advirtieron.
“El tema es muy crítico para el sector”, agregó Bongioanni. “Se está aniquilando a las pymes. La presión tributaria es insostenible y la tasa de interés es insostenible”, explicó.
Respecto a esta última, refirió: “Ya nadie está invirtiendo. Veníamos creciendo en los últimos 12-15 años a razón de ocho por ciento promedio anual. Hoy no me animo a decir cómo venimos en conjunto, ya que son varias las pequeñas granjas productoras que han desaparecido”.

Fuerte crítica al Gobierno
En cuanto a la Mesa de Ganados y Carnes que el Gobierno nacional impulsó para reunir a los actores de las cadenas de valor del sector, para analizar la situación y generar políticas que apunten a mejorar la competitividad, Bongioanni indicó: “Es una mesa privada severamente cuestionada por el sector porcino. La integran 26 entidades de las cuales 22 son representantes del sector bovino, dos de la producción aviar y sólo uno del sector porcino. Además, está presidida por un ex dirigente de la Sociedad Rural, con lo cual es muy fácil entender hacia dónde apuntan los amigos del poder”.

De tasas, precio y dólar

Los productores valoran la tendencia alcista que está registrando el capón en pie en los últimos tiempos, aunque reconocen que es insuficiente.

Admiten que -porel alto valor del dólar- las importaciones están “muy caras”, aunque prefieren ser competitivos.

Respecto de las altas tasas de interés, Bongioanni reflejó que las inversiones están paradas. “Conviene prestarle plata al Gobierno”.

 

Artículos destacados