Primera movilización del campo contra la política de Cristina

Hoy a las 11, entidades agrarias encararán una manifestación, en Santa Fe, que tiene como particularidad ser la primera que el campo realiza durante el mandato de la presidenta Cristina Fernández.
Los productores reclamarán un incremento en el precio que perciben por el trigo cosechado, aumentos en los incentivos al sector de la carne y revisiones en la política del Gobierno respecto de los lácteos.
Se trata de alimentos que muestran en el mercado externo precios muy por encima de los que se pagan para el consumo interno.
El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, afirmó que “el detonante de esta movilización es la desastrosa política oficial” hacia el campo, sobre todo en el sector ganadero.
La manifestación principal comenzará en los puertos cerealeros santafesinos y consistirá en impedir el ingreso de camiones y carga de buques, ante el “vergonzoso” precio que los productores reciben por su trigo en Argentina, 39% por debajo del valor internacional.
“La medida no es ilegal. El Gobierno se aprovecha de las circunstancias al disponer, por ejemplo, la limitación de las exportaciones de carne con la excusa de abastecer al mercado interno”, expresó Buzzi.
Por su parte, el secretario de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, Jorge Srodek, pronosticó que el nuevo acuerdo por el precio de la carne “no se cumplirá, como tampoco se cumplió el anterior”, firmado en mayo del año pasado.
A su criterio, para que el acuerdo se haga efectivo, “el precio promedio tendría que bajar un 50%. Y eso es muy difícil de cumplir”.
“A los productores nos parece sumamente irresponsable lo que han hecho los frigoríficos”, se quejó.
En tanto, los tamberos alertaron sobre remates de tambos.
Entre febrero y lo que va de marzo, los productores lácteos “remataron 12 tambos” por la “falta de rentabilidad” que muestra el sector respecto de otras actividades, expresó Juan Carlos Scaglia, consignatario de Córdoba, quien denunció además que “el productor no se siente amparado”.

Menos tambos
“Todavía” no hará falta importar lácteos, “pero no vamos a poder exportar y vamos a perder un negocio importante”, explicó Juan Scaglia, quien destacó que en los últimos años, en Argentina, de los 20 mil tambos instalados se pasó a un total actual de 12 mil.

Artículos destacados