Por ser “costosos”, FMI recomendó recortar subsidios

El organismo internacional propuso estimular el crecimiento, cuando éste se desacelera, mediante un “buen gasto social”. “Bajo ningún aspecto está previsto un aumento en las tarifas de gas”, aclaró el ministro de Planificación, Julio de Vido.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aconsejó ayer a los países de América Latina, entre los que mencionó a Argentina, recortar subsidios a la energía por ser “costosos y distorsivos”.

En este sentido, Dora Iakova, una funcionaria del Departamento del Hemisferio Sur del FMI, recomendó a los países de la región estimular el crecimiento mediante un “buen gasto social” para frenar la desaceleración económica.

La funcionaria puso especial énfasis en el creciente gasto en subsidios hchos por los gobiernos de Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

En marzo último, el ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció la puesta en marcha de un plan para bajar subsidios de los servicios de gas y agua potable. “Vamos a aplicar una reducción parcial de subsidios, en aproximadamente 20 por ciento en el caso de gas y agua”, había señalado el funcionario en esa oportunidad y se quejó que había gente de “alto poder adquisitivo” que está subsidiada.

En este contexto, la delegada del Fondo advirtió sobre el menor crecimiento económico que habrá este año en la región, en un contexto de caída de los precios de materias primas y de aumento en las tasas de interés.

Frente a esa situación, reiteró la necesidad de recortar subsidios a servicios y la necesidad de implementar políticas fiscales prudentes. “Los riesgos financieros deben ser vigilados”, reiteró, y agregó que uno de los mayores inconvenientes es el aumento de la deuda de las corporaciones.

Sin subas en tarifas de gas
Por su parte y sobre el mismo tema, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, aseguró ayer que “bajo ningún aspecto” el Gobierno va a autorizar una suba en tarifas del gas, aunque sostuvo que seguirá “en la senda del ajuste y la sintonía fina en los subsidios”.

“Bajo ningún aspecto está previsto (un ajuste en las tarifas del gas). Lo que sí está previsto es continuar en la senda del ajuste y la sintonía fina de los subsidios de gas y electricidad”, enfatizó el funcionario.

De Vido salió así al cruce de información publicada por un diario nacional, según la cual entre el conjunto de resoluciones para poner en marcha bajas de subsidios, el Gobierno comprometió a organismos oficiales a revisar cada seis meses la evolución de costos de distribuidoras como Metrogas y Gas Natural Fenosa y de las transportadoras (TGN y TGS), para determinar si la marcha de la inflación justifica otorgarles mayores aumentos.

Si eso se confirmare, las boletas de gas de hogares, comercios y estaciones de GNC podrán sufrir ajustes dos veces al año, en caso de que así lo decida una evaluación del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas).

Pero De Vido defendió “la poda” de los subsidios, al sostener que el objetivo de la Casa Rosada es que quienes “puedan ir pagando el verdadero costo de su energía, lo vayan haciendo”.

Además, insistió en que “no hay fecha para avanzar con la quita de subsidios al consumo de electricidad”.

Artículos destacados