Policía logró alza de hasta 75% y dobló al resto de estatales

Tras la incertidumbre inicial, ayer se conocieron detalles de los nuevos haberes del personal de seguridad. Fijan un salario de bolsillo para un agente de 10.003 pesos, 68% más que en noviembre, previo al acuartelamiento. Un cabo tendrá una mejora de 75%. La Provincia no informó el costo fiscal del “nuevo” aumento. Inquietud en el resto de los gremios que alertan sobre clausula gatillo.

El personal policial y penitenciario de la Provincia cobrará hoy sus haberes de febrero con incrementos de hasta 75% en el sueldo de bolsillo.

Así surge de las planillas informadas ayer desde Jefatura de la Policía de la Provincia, horas antes de iniciarse el cronograma de pagos a los agentes de seguridad que, según el Presupuesto 2014, incluye a 25.723 empleados, de los cuales 4.100 corresponden al Servicio Penitenciario.

El aumento más que duplica el otorgado a los agentes públicos enrolados en el SEP, la UEPC y el resto de los gremios, que alcanzó 31,6% escalonado en dos tramos: febrero y agosto.

En el caso de los agentes de seguridad, la suba también será en dos tramos: una en diciembre por medio de un monto no remunerativo de dos mil pesos que -para el caso de agentes y cabos- orilló 33% y ahora, con un incremento de los básicos que derivará en subas en todos los casos superiores a 50% y con extremos del 68 y el 75% para el caso de agentes y cabos, en rigor la planta más numerosa de la fuerza.

La fortísima diferencia entre el acuerdo del resto de los estatales respecto del personal de seguridad generó inquietud entre los gremios que, no obstante, aún no analizaron el tema.

“Está claro que no va a caer nada bien”, señaló a Comercio y Justicia una fuente gremial, quien recordó que en el acta acuerdo firmada con el Gobierno se incluyeron dos cláusulas “gatillo”. La primera hacía referencia a una disparada en los precios y la segunda se refería a que, ante un acuerdo salarial superior al logrado por los estatales, los gremios podrían pedir su equiparación.

Con todo, el Gobierno aduce que la suba a los policías y penitenciarios obedece a un acta acuerdo firmada en diciembre, con antelación a los convenios suscriptos con el resto de los gremios del sector público. “Se ha cumplido el acta tal cual se había firmado”, señaló anoche a este medio una fuente del Ejecutivo provincial.

En tanto, René Zabala, titular del sindicato que nuclea al personal policial, coincidió en que se trata ni más ni menos que del cumplimiento de un acta firmada oportunamente.

“El sueldo de un agente ahora alcanza para cubrir las necesidades de una canasta básica pero, como suben los precios, ya en junio o julio, el aumento se va a haber neutralizado”, consideró.

Como fuere, el aumento que cobrarán hoy los policías y penitenciarios despejó dudas respecto a la aplicación del acta firmada en diciembre tras el acuartelamiento.

Particularmente del punto número dos, que mencionaba de manera vaga cómo impactaría la suba de los básicos a ocho mil pesos para agentes y cabos.

Por lo demás, el gobierno no informó ayer en detalle el tema y fue por medio de la Policía que se conocieron los datos. De hecho, este medio intentó averiguar sin éxito el “nuevo” costo fiscal del aumento que -seguramente- superará mil millones de pesos anuales.

Ortiz Pellegrini
Suba desmiente extorsión y demuestra absurdas las detenciones

El abogado Miguel Ortiz Pellegrini, patrocinante de los policías acuartelados en diciembre, se manifestó “complacido” por el incremento logrado que, según indicó, “reivindica el acuerdo alcanzado en diciembre y echa por tierra las denuncias de extorsión que siguieron al convenio”.

Paralelamente, el letrado consideró que la mejora “vuelve absurda” las detenciones de uniformados por supuesta desobediencia por aquellos hechos. Recordó que el comisario al que supuestamente desobedecieron sus defendidos, ahora cobrará “34 mil pesos de bolsillo”, gracias a ese reclamo.

Artículos destacados