Pese a “incentivos” en tributos al patrimonio, IIBB siguió en alza

La posibilidad de perder el descuento de 30% en 2017 determinó un fuerte aumento de los ingresos por Inmobiliario y Automotor en diciembre, que incidió en la cifra final del ejercicio. Aun con esa presión, el impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB) representó 75% de los recursos propios, levemente por encima de un año atrás

El impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB), principal motor de la recaudación tributaria de la Provincia, aportó en 2016 un total de $27.579,6 millones, 44,2% más que en el año inmediato anterior.
De esta forma, ese tributo, que se mueve al ritmo de la evolución de la actividad económica y los precios, representó 74,99% de los ingresos tributarios propios, levemente por encima de la participación relativa que registró en 2015.
La mayor dependencia de ese impuesto, tildado de regresivo y dependiente del ciclo económico, se produjo pese a que, sobre el cierre del año, se verificó una  fuerta suba en la recaudación de dos impuestos patrimoniales, como el Inmobiliario y el Automotor.
De hecho, esos tributos mostraron alzas de 82,7 y de 81,4%, respectivamente. El aumento fue producto de la decisión de la Provincia de modificar el mecanismo de descuento de 30% en ambos. Desde este año, sólo recibirán los cedulones con el beneficio aquellos contribuyentes que se hayan “puesto al día” antes del 31 de diciembre pasado. Antes, el descuento se aplicaba a todos, sin importar si tenían deuda, y recién se “eliminaba” con la emisión de la denominada “Cuota 50” si el contribuyente no regularizaba su situación antes del 30 de junio.
Ese cambio de criterio, ampliamente publicitado por Finanzas, generó una sensible mejora en ambos tributos en el último mes del año.
Sin embargo, aun así no lograron un aumento sustancial en la comparación interanual de la totalidad del ejercicio.
De hecho, en 2016, IIBB creció 44,2%, Inmobiliario subió 32,9% y registró una participación de 11,6% en el total de ingresos tributarios propios, Automotores logró una mejora de 42,98% y participó con 3,15%, y Sellos creció 58,5% y representó 6,45% del total.
El año pasado, los porcentajes de incidencia habían sido de 74,92%,  12,59%, 3,18% y 9,29% respectivamente. De esta forma, la recaudación provincial siguió dependiendo de manera creciente de un tributo procíclico, en el que inciden básicamente precios y no crecimiento, respecto de impuestos al patrimonio, más redistributivos de la carga fiscal.

Como salvedad respecto a la incidencia de IIBB debe señalarse que en 2016 talló la implementación del denominado Fondo para el Financiamiento de Obras de Infraestructura (FFOI). Si se excluye ese fondo, la recaudación de IIBB hubiese mostrado una suba nominal de 30,5% en el año -por debajo de la inflación anual-.
De esta forma, la incidencia de ese tributo hubiese sido inferior respecto al total.
En cuanto a años anteriores, la comparación no es posible, al menos en función de los cuadros de presentación que esgrime Finanzas. Es que desde 2014 hacia atrás, dentro de los ingresos tributarios propios se excluían los fondos específicos anclados al Inmobiliario que figuraban como ingresos no tributarios.
De esta forma, la incidencia de ese impuesto era sensiblemente menor y generaba una distorsión con un crecimiento relativo del resto de los tributos. Así, en 2014, IIBB representó 81,08% del total, Inmobiliario (sin fondos específicos) 6,64%, Automotores 3,33% y Sellos, 8,92%.
Por lo demás, la recaudación total de diciembre en la Provincia alcanzó $8.544 millones, 29,9% mayor que en igual mes de 2015. La fuerte desaceleración de diciembre obedeció a que los envíos nacionales crecieron por debajo de 20% interanual al “neutralizarse” el extra de 15% que habilitó el fallo de la Corte Suprema de Justicia en diciembre de 2015.
En el acumulado del año, la recaudación fue de $91.233 millones, 39,9% más que en el año inmediato anterior.
Si se descuenta la inflación, considerando el Índice de Precios de la Provincia proyectado al cierre, para  diciembre la recaudación muestra una caída interanual de 3,3% en términos reales y un aumento de sólo 2,3% para el acumulado anual.

La inflación de la provincia de Córdoba en 2016 alcanzó 36,7 por ciento, según los datos manejados por Finanzas a la hora de “deflactar” la recaudación nominal e informar el crecimiento real de los ingresos. El dato oficial del Índice de Precios al Consumidor (IPC) se informará hoy.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Artículos destacados