Ordenan a los procuradores avanzar en subasta a morosos

Los procuradores fiscales que litigan a favor de la Provincia en la gestión de recupero de deudas tributarias, deberán “agotar” desde ahora “todos los medios a su alcance” para asegurarse el cobro del pasivo, incluyendo la instancia del remate del hecho imponible.
Así lo confirmó a Comercio y Justicia el fiscal Tributario Adjunto de la Provincia, Juan Manuel Cid, quien impartió precisas instrucciones a través de un documento interno dirigido a los más de 200 procuradores para unificar posiciones en torno al tema.
“Es objetivo de esta gestión que los juicios sean llevados hasta su última etapa para lograr el cobro de la deuda, llegando a su finalización definitiva”, señala el comunicado que habla de una revisión del “criterio anterior” en la materia.
En ese marco, el documento “instruye expresamente a realizar todos los trámites necesarios tendientes a la percepción del crédito adeudado, medidante la realización efectiva de las correspondientes subastas de bienes”.
La concreción de esos trámtites, que incluye el remate de bienes embargados y la venta de los mismos, “deberá concretarse dentro de los 60 días contados desde la fecha en que quedó firme la sentencia que declaró expedita la ejecución o dispuso el rechado de las excepciones opuestas por el ejecutivo”, concluye el instructivo.

El documento que fue difundido entre el procuradores el 26 de marzo pasado, apunta a modificar una conducta producto de una decisión política de la anterior gestión.
“Antes se esperaba que el deudor pagaba con intimaciones aún después de tener la sentencia firme. Ahora el criterio es diferente”, explicó Cid respecto a la dinámica en el recupero de deudas dispuesto ya desde mediados de 2008 y anticipada por este medio.
Según el funcionario, hay ya 1.369 martilleros designados y a la espera que los procuradores requieran la habilitación del remate de los bienes que incluyen vehículos o inmuebles. La decisión de avanzar en la subasta a los deudores con sentencia firme fue justificada por Cid en la necesidad de emitir señales claras a quienes no abonen sus deudas con el Fisco.
De hecho, el funcionario recordó que el año pasado, al momento de sacar a remate los primeros bienes, la mayoría canceló la deuda antes de la subasta.

No obstante, más allá de las explicaciones de Cid, este medio pudo conocer que la decisión de llegar hasta la última instancia en el cobro de deudas tributarias fue avalada por el Ejecutivo a raíz de la urgente necesidad de recaudar, atento al impacto de la crisis en las cuentas públicas.
Es que en si bien el fiscal Tributario Adjunto no precisó la deuda a recuperar en ese trámite, trascendió que se trata de una suma importante, al menos en una instancia en la que cualquier ingreso resulta de peso para engrosar las arcas públicas.
Por lo demás, Cid indicó que se trabaja en un mecanismo para que el deudor que cancele una subasta tras el pago del pasivo, haga lo propio con otros juicios en trámite por deudas del mismo bien, pero que aún no llegaron a sentencia.
Asimismo, el funcionario destacó el cambio de políticas desde su llegada al cargo en materia de recupero de deudas al señalar que de los más de 1.300 martilleros designados, apenas unos 100 corresponden a la gestión de José Manuel de la Sota, mientras que el resto fueron tramitados entre mediados del año pasado y lo que va de 2009.

Artículos destacados