Nuevas jubilaciones inyectarán al mercado 12 mil millones de pesos

DIEGO BOSSIO. Titular de la Anses.

Será ése el monto que desembolsará anualmente la administración nacional cuando comience a pagar los haberes de los casi 500 mil beneficiarios de la reciente moratoria previsional.

El Gobierno volcará unos 12.000 millones de pesos por año al consumo gracias a las nuevas jubilaciones que beneficiarán a casi 500 mil argentinos mayores que no lograron completar sus aportes al sistema previsional.

Así lo precisaron el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Diego Bossio, durante una conferencia de prensa sobre el proyecto de ley que impulsa la universalización de las jubilaciones.

Bossio aclaró que los interesados en ingresar a la moratoria no necesitarán “intermediarios” y sólo deben acercarse a las oficinas que la Anses tiene en todo el país y presentar la documentación que se les requerirá. “En los 90, tramitar una jubilación demoraba dos o tres años, pero ahora en 40 ó 50 días hábiles un hombre de 65 años o una mujer de 60 años pueden estar percibiendo sus haberes”, dijo Bossio.

La nueva moratoria permitirá que hacia fines de año haya unos 6,4 millones de jubilados en Argentina, con una cobertura de casi 100 por ciento: “Con este plan llegamos a la meta propuesta por el expresidente Néstor Kirchner”, dijo -por su parte- Kicillof.

“Esto le va a cambiar la vida a medio millón de argentinos. Tendremos uno de los sistemas previsionales más inclusivos del mundo. Y que a nadie le quepa duda de que este segmento de la población va a volcar los ingresos al consumo”, agregó el ministro.

Así, Kicillof destacó que los 12.000 millones de pesos al año que invertirá el Estado para cubrir a los nuevos casi 500 mil jubilados servirán para “mover la rueda de la actividad económica”.

Sin “jubilados truchos”
Ambos funcionarios coincidieron en afirmar que los cerca de 500.000 argentinos que no pudieron ingresar a la moratoria de 2005 podrán hacerlo ahora y descartaron que vayan a ser “jubilados truchos”, como “despectivamente” los señala “un sector de la prensa”. “Muchos no pudieron aportar durante el gobierno neoliberal de los años 90 y décadas anteriores porque estaban desocupados o precarizados. Son personas a las que no se les dio la posibilidad y ahora nosotros lo venimos a subsanar”, dijo Kicillof.

Señaló además que la aplicación de esta medida será posible únicamente por “la valiente y estructural decisión del Estado de recuperar los fondos jubilatorios” -en 2008, que estaban en manos de las por entonces AFJP-.

Artículos destacados