Monsanto apura estudio y logra nuevo aval empresarial

MONSANTO. El G-6 recordó la importancia de las inversiones, siempre en el marco de las normas vigentes.

Una comitiva de 12 directivos, encabezados por el CEO para Latinoamérica compartió un almuerzo con los integrantes del G-6. La empresa ratificó la intención de radicarse en Córdoba. Admitió “ingenuidad” en estudio de impacto ambiental anterior y dijo que el nuevo trabajo, “con los máximos estándares vigentes”, se presentará “a fines de julio o principios de agosto”. Empresarios volvieron a mostrar apoyo a la radicación.

Directivos de la empresa Monsanto ratificaron en las últimas horas la decisión de radicar una planta de acondicionamiento de semillas de maíz en la localidad de Malvinas Argentinas, decisión que se traducirá en los próximos 30 días en la presentación de un nuevo estudio de impacto ambiental “con los máximos estándares vigentes”.

Los empresarios admitieron “errores” en la estrategia original y en el estudio de impacto ambiental, que fue rechazado a comienzos de año por la Secretaría de Ambiente de la Provincia. En ese orden, adelantaron una “nueva impronta” que incluye “bajo perfil” y una “búsqueda de consensos”.

Los datos formaron parte del almuerzo que mantuvieron en un local comercial el jueves pasado directivos de la compañía con integrantes del Grupo de Entidades Empresarias (Grupo de los Seis), conformado por las Cámaras de Comercio, de Comercio Exterior, de la Construcción, Fedecom, la Unión Industrial de Córdoba y la Bolsa de Comercio.

Los empresarios ratificaron el aval a la radicación, siempre dentro de los marcos legales vigentes.

El encuentro fue admitido a Comercio y Justicia por el vocero de la firma en el país, Adrián Villaplana.

“Fue una de las tantas reuniones que mantenemos con diferentes sectores de la comunidad”, señaló buscando bajar el perfil al encuentro.

Con todo, no fue una reunión mas.

Según pudo reconstruir este medio con base en diferentes testimonios, la reunión fue convocada por Monsanto, que bajó a Córdoba con 12 directivos, entre ellos el CEO para Latinoamérica además de las máximas autoridades de Monsanto Argentina.

En ese contexto -siempre según las fuentes consultadas-, Monsanto admitió “cierta ingenuidad” en la presentación original del estudio de impacto ambiental y, en definitiva, en la forma de encarar la radicación.

“Ellos dicen que cumplieron con las normas que exigía la ley nacional a falta de una norma específica en Córdoba. En realidad, admitieron que la estrategia no fue la mejor, no sólo por eso sino por cómo encararon el proceso que desembocó en el rechazo de diferentes sectores de la comunidad y de la Provincia a partir del estudio de impacto”, resumieron las fuentes.

En ese marco, indicaron que la empresa asumió otra estrategia. “El estudio de impacto ambiental cumplirá con los máximos estándares”, aseguran. Además, la empresa asumió un perfil diferente y trabaja en la búsqueda de consensos.

De hecho, según el relato de los participantes del encuentro, representantes de la compañía mantendrían contactos funcionarios provinciales, de Malvinas Argentinas y del sector universitario.

Por lo demás, Villaplana admitió que el nuevo estudio de impacto ambiental será presentado “a fines de julio o principios de agosto”.

De acuerdo con la nueva ley de Ambiente vigente en la provincia, esa radicación deberá pasar por audiencia pública y por una consulta popular.

En cuanto al G-6, fuentes del sector coincidieron en apoyar la radicación. “Avalamos toda nueva inversión y más de una empresa de esta envergadura pero siempre dentro de las exigencias de la ley”, precisaron.

En la reunión también estuvieron presentes directivos de la empresa Porta Hermanos, que produce bioetanol mediante la fermentación de maíz en su planta de barrio Inaudi. Justificaron la radicación de la planta y los procesos utilizados, ante las denuncias de contaminación por parte de los vecinos.

Artículos destacados